•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las autoridades de la comuna de Masaya aseguraron que el Mercado Municipal “Ernesto Fernández” nunca ha tenido suficiencia financiera.

El alcalde Félix Trejos manifestó que el mercado nunca ha sido sostenible, y cuando asumió la comuna lo recibieron con deudas con el seguro, y “gracias a Dios, hoy no deben seguro, solo se debe una cuenta que de pronto apareció”.

El alcalde mencionó que la mora que existe en el mercado es terrible, y eso se debe a que tienen el criterio de no sacar a nadie, porque a pesar de que los comerciantes les deben, pues sacarlos significaría mandarlos a la pobreza.

La vicealcaldesa, María Elena Velásquez, indicó que el mercado no ha sido autosostenible, porque tienen que pagar la protección física, pues pese a que existen más de 3,000 comerciantes la mayoría no paga.

“Este es el segundo mercado más importante del país, sin embargo, mantenemos el mismo cobro, porque los comerciantes están amparados para pagar C$1.50 por metro, y aún así no quieren pagar”, mencionó la vicealcaldesa.

Velásquez expresó que otro de los problemas que existe en el mercado municipal es que hay comerciantes que han dejado su capacidad instalada como bodegas, lo que ha provocado la expansión del mismo, y generado una posición comodísima.

Por su parte, José Manuel Gutiérrez, transportista, indicó que no puede decir si es rentable o no, lo que sí pudo decir es que estuvieron 11 días administrando la terminal de buses, y tuvieron una utilidad de más de C$20,000.

“En ese entonces se cobraba C$2.00 por la salida de los buses ruteados y de los expresos a Managua. Ahora se cobra C$4.00 a los ruteados y se ha triplicado el número de buses”, señaló Gutiérrez.

“Se les pagó a los trabajadores, ahora hay demasiado personal. También compramos escobas y lampazos, porque no había nada de eso”, recordó el transportista.

Mientras, Luz Marina Moncada, una comerciante que se ubica en el sector del cauce situado al oeste del mercado municipal, no se da cuenta si este tiene deudas, pero ella ha asistido a reuniones porque se decía que iban a quitarlo de ese lugar.

“Ellos han establecido cobrarnos C$20.00 al día solo por los meses de noviembre y diciembre. Pero queremos que nos reubiquen, y si eso implica pagar piso, pues pagaremos”, afirmó la comerciante.