•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Navidad y el fin de año representan una oportunidad para experimentar un nuevo nacimiento en nuestras vidas, iniciar una nueva temporada. Es una época en la que podemos y debemos cerrar un ciclo y abrir otro. Son momentos para reflexionar sobre los logros obtenidos y proponernos metas a alcanzar en el año que inicia.

Amigas y amigos, la vida es de temporada, todo inicia y todo finaliza. Lo importante es que en cada inicio de temporada debemos disponernos a experimentar cambios que nos permitan mejorar comportamientos, estilos de vida, calidad de vida y nivel de vida.

El Maestro de Maestros, Jesús, en Romanos 12:2 instruye: “No se adapten a las cosas de este siglo (de este mundo), transfórmense, mediante la renovación de su entendimiento, para que conozcan la perfecta y agradable voluntad de Dios para sus vidas”.

Esta es una palabra poderosa, que nos insta a disponernos a avanzar en la vida. Jesús nos dice que no nos acomodemos a lo que ha acontecido o está sucediendo en nuestras vidas, que nos transformemos, sustituyendo creencias erróneas por correctas, comportamientos destructivos por edificadores, etc... Y, entonces, lograremos cambios importantes y obtendremos mejores resultados en nuestras vidas.

Amigas y amigos, quizás están viviendo situaciones que les causan frustración, amargura e infelicidad; si son de esas personas que maltratan a su familia en nombre de una mal entendida autoridad; si están sufriendo violencia intrafamiliar; si no le ven futuro a sus vidas; si se han refugiado en el alcohol, drogas, sexo promiscuo, rebeldía, violencia, quizás hasta han acariciado la idea de suicidio, etc., queremos decirles que hay esperanza, hay salida, están llamados a tener una vida en la que experimenten la verdadera felicidad, y ella se encuentra solo en Jesús.

Decídanse a abrazar los principios de Jesús, y también a abrirle las puertas de sus corazones, y verán cómo poco a poco, se inicia y se desarrolla un proceso de renovación y de cambios importantes en sus vidas.

Jesús les hará verdaderamente libres; les guiará hacia una vida de realización, de alegría y de paz, en la cual, nunca más existirán actitudes que les induzcan a la frustración, a la amargura, a la negatividad; se romperán candados y se abrirán las puertas que les mantienen prisioneros, quizás a vicios, a violencia intrafamiliar, a infidelidad, a tristezas, a enfermedades, a limitaciones económicas, etc.

Amigas y amigos, este fin de año es un tiempo propicio para que se dispongan a reflexionar, a transformarse, a renovar su entendimiento, a ver hacia adelante y a avanzar en la vida. Si ven hacia atrás que sea solamente para proponerse a mejorar lo que consideren que no está bien, e iniciar esta nueva temporada tomados de la mano de Jesús, y pedirle que Él les muestre propósitos específicos para sus vidas, Él lo hará y les guiará en ese proceso.

Allí donde estén en este momento, pídanle a Jesús que venga a sus vidas, díganle: Señor mío, le pido perdón por las ofensas que le he hecho a Usted y a mi prójimo, yo abro mi corazón y le acepto como mi Señor, mi Salvador y mi Restaurador; le pido que me guíe y me dé fortalea para iniciar ese proceso de cambio; quiero conocer la perfecta y la agradable voluntad que Usted tiene para la vida, renuéveme, transfórmeme. Le pido que convierta mis tristezas en alegrías.

Nuevo año, renovación de creencias, nuevos estilos de vida, nueva calidad de vida, nuevo nivel de vida, con un corazón impregnado de Jesús.

¡FELIZ Y EXITOSO AÑO 2013!

El Taller del Maestro está a su disposición. Les invitamos a escribirnos al mail: crecetdm@gmail.com