•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En este año que finaliza, los masayas vivieron momentos de pánico cuando el volcán Santiago expulsó rocas incandescentes, lo que originó un incendio en un área de 1.5 hectáreas y causó el cierre del Parque Nacional.

A finales de abril del corriente año, los masayas salieron de sus viviendas alarmados en busca de un lugar seguro, siguiendo las medidas de precaución que las autoridades municipales, el Sinapred, han orientado a través de charlas y simulacros a los pobladores qué hacer en este tipo de situación.

Las autoridades correspondientes trataban de controlar el incendio provocado por la expulsión de rocas del volcán Santiago, que no afectó a ninguna comunidad aledaña.

Los expertos señalaron que el Santiago, de 638 metros de altura, aumentó la emisión de gases, la temperatura y se descubrió una fisura distinta al cráter, por donde se escapan los gases.

De acuerdo a la información oficial, el Santiago es uno de los seis volcanes activos en Nicaragua, y desde 1520 ha registrado al menos 18 diferentes actividades, incluidas erupciones volcánicas en 1772 y 1820.

Registros del Ineter indican que en noviembre de 1965 el Santiago presentó la última actividad eruptiva marcada, que incluyó potentes explosiones y grandes derrumbes en sus alrededores.

La señal de alerta está dada por el aumento en la emisión de gases y en la temperatura, y por el ruido que sale del cráter del Volcán Masaya, sin embargo, las autoridades de la Dirección de Geofísica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, que mantenían la vigilancia, señalaron que era algo normal y que no existen signos de mayor peligro para la población.

Sismos en agosto

En los primeros días de agosto, se registraron unos 18 sismos con una magnitud entre 2.1 y 2.4 grados, y que según “los especialistas, esto es una buena noticia, porque el volcán encontró la forma de liberar la presión, sin embargo, continuaron atentos en el monitoreo 24 horas, los siete días a la semana.

Las autoridades del Ineter informaron que activaron los Comités Municipales de Masaya, Nindirí y Catarina, al igual que los Comités de Familia, Salud y Vida, que también son parte del organismo de atención y prevención de desastres.

Posteriormente, se registró un sismo superficial de 3.7 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro se localizó a un metro de profundidad al norte de la Laguna de Masaya y que provocó 12 réplicas casi imperceptibles y se dijo que se trataba de una falla local.

Como medida preventiva, el Ministerio de Educación en Masaya suspendió las clases hasta el lunes 6 de agosto del corriente año. Además, recomendó a la población que de manera preventiva, en caso de un nuevo sismo, mantener la calma.

En la Ciudad de las Flores se reportó la caída del techo de una vivienda tras el primer movimiento telúrico. Salvador Montano Guadamuz, de 62 años, quien resultó con una herida en la cabeza, que ameritó cuatro puntadas.

La autoridad de Defensa Civil regional aclaró que los sismos ocurridos no son similares a los que produjeron el terremoto de enero del año 2000 en la ciudad de Masaya, ya que ese fue un enjambre sísmico que afectó a todo el departamento y que dejó como resultado 6 muertos.

18 barrios en riesgo por lluvias

En Masaya, Bernardino Bermúdez, del Sistema Nacional de Prevención de Desastres, Sinapred, informó que registran 18 barrios en riesgo, con 356 viviendas, en las que habitan 404 familias, conformadas por 2,235 personas.

Agregó que ya han indicado la ubicación de albergues, para estar listos ante cualquier emergencia.

Uno de los puntos críticos es el barrio Divino Niño, con 50 viviendas y 324 personas. El albergue que están preparando está situado en la iglesia evangélica La Barranca, y tiene capacidad para 300 personas.

Otro de los casos es el reparto Los Velásquez, donde se determinó que 15 viviendas están en riesgo, compuestas por 16 familias que suman 88 personas, las que de producirse una emergencia deberán acudir al alberge ubicado en la antigua Estación de Las Flores, con capacidad para 200 personas.

El dengue

Asimismo, otro caso relevante que afectó al departamento de Masaya fue el repunte de dengue a finales del mes de agosto. En el departamento de Masaya, las autoridades correspondientes notificaron 40 casos reportados, así como 40 casos sospechosos, entre adultos y niños.

El barrio más afectado fue Monimbó, donde las autoridades del Siláis realizaron una jornada de limpieza, abatización y de fumigación para contrarrestar el mal.