•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Teodoro Petkoff, periodista, exguerrillero y opositor del gobierno de Hugo Chávez, no se da por informado con los partes médicos que los voceros chavistas pregonan. “Oficialmente no sabemos nada”, dice tajante durante una entrevista telefónica mientras convalece de una operación que le practicaron por una fractura en su cadera.

Petkoff describe el ambiente que se vive en Venezuela tras la última operación a la que se sometió Chávez en La Habana, luego de que le reapareció el cáncer. Habla de las divisiones en el oficialismo y opina sobre las informaciones extraoficiales que circulan.

¿Cómo es el ambiente que se vive en Venezuela por el estado de salud del presidente Hugo Chávez? ¿Cómo se percibe a los partidarios del oficialismo?

Se vive una incertidumbre. Oficialmente no sabemos nada, sabemos que está enfermo y extraoficialmente se escuchan rumores muy negativos. Pero nadie sabe nada, nadie puede aquí en Venezuela decir qué es lo que está pasando.

El culto a la personalidad de Chávez se ha hecho siempre, pero ahora ha sido exacerbado por la enfermedad. Es un culto semirreligioso. Hay vigilias religiosas en las plazas, hay cantos, rezos.

Hay una cosa natural en este tipo de regímenes. Chávez desde hace 14 años se ha preocupado por cuidar el culto a su personalidad. Aquí no pasa nada sin que él lo decida, tiene una presencia en la vida nacional muy grande. Hay que reconocer que Venezuela no vive un régimen dictatorial, esto no es una dictadura. Es un régimen autocrático sí, porque controla todos los poderes.

¿Se habla extraoficialmente de divisiones en las filas del chavismo, de dos corrientes que se supone están en conflicto debido a la situación del presidente Chávez?

Extraoficialmente no, ese es un secreto a voces. Aquí hay lo que se llama el ala militar y el ala civil. El ala militar la dirige un señor llamado Diosdado Cabello, teniente de uno de los golpes de Chávez, y el ala civil la lidera Nicolás Maduro.

Los dos acaban de estar en La Habana y hablan del pacto de La Habana, llegaron a una especie de acuerdo por el país, para evitar divisiones.

¿Qué escenarios se vislumbran con Chávez alejado del poder?

En la Constitución está previsto todo lo que pasará si el presidente falta. El 10 de enero tiene que tomar posesión; si no toma posesión ocurrirá una falta temporal, la falta temporal la suple el presidente de la Asamblea Nacional, que todo indica que volverá a ser Diosdado Cabello, quien ya contaría con los votos.

La falta temporal sería por 90 días y puede ser prorrogada por 90 días más, al cabo de los cuales la Asamblea declararía falta absoluta. En ese caso el presidente de la Asamblea tendría que convocar a elecciones.

¿Qué pasaría en un escenario donde gobierne otra persona ligada al chavismo?

Si Chávez muriera o quedara incapacitado, lo primero que va a pasar en Venezuela es que se va a armar un “coñón” de padre y señor mío. Todas las contradicciones del chavismo estallarían, y en el mundo de la oposición supongo que también se producirían algunas alteraciones.

El país está viviendo una etapa sumamente delicada. Estamos viviendo lo que se puede llamar una vela de armas.

¿La oposición qué papel juega en todo esto?

La oposición juega su papel, dio una declaración muy importante, el coordinador de la llamada Mesa de Unidad Democrática dijo que no pueden seguir diciendo que Chávez está gobernando, Chávez no está gobernando y que se le tiene que decir la verdad al país. Somos el único país del mundo que no conoce el verdadero estado de salud del presidente. La oposición está en plan de hacer oposición.

Se habla de acercamientos a Estados Unidos, ¿tiene alguna información al respecto?

Aquí hay una relación muy peculiar. Chávez puede tirar rayos y centellas contra los gringos, pero, ¡carajo! no les falla un segundo en el suministro de petróleo del millón de barriles diarios que le vendemos a Estados Unidos. Es el único cliente que nos paga al cash y de inmediato.

¿Acercamientos a Estados Unidos? No te puedo decir porque tampoco es que hay una situación de conflicto.

Hay información extraoficial de que la cúpula militar se encontraba en La Habana.

No parece ser cierto. Ayer estaban Nicolás Maduro y Diosdado Cabello en La Habana, y el hermano mayor de Chávez, Adán Chávez, también se trasladó. Pero Maduro y Diosdado Cabello regresaron y hoy (ayer) dieron una rueda de prensa para decir que amor eterno y que garantizaban la tranquilidad y etcétera, etcétera.

De ahí se dijo que, justamente, Diosdado Cabello tiene literalmente asegurada la elección de la Presidencia de la Asamblea el 5 de enero, lo que lo colocaría en condiciones de que si hay falta temporal del presidente, él asuma la Presidencia en tanto se decrete la falta absoluta y se convoque a elección. Ojalá en Venezuela todo lo pudiéramos resolver por la vía constitucional.

¿Existen condiciones para que no se resuelvan las cosas por la vía constitucional?

Existen en la medida en que las contradicciones del chavismo pueden hacer explosión. En principio no debería haber mayor dificultad, sobre todo porque ahora aparentemente Diosdado y Maduro parecen haberse puesto de acuerdo. Y el ala civil le reconoce su espacio al ala militar; acepta que presida la Asamblea, y bueno, de allí en adelante lo que hay que hacer es esperar que Chávez haga algo por su vida.

Maduro, de busero a todopoderoso

“Un revolucionario a carta cabal”. Así calificó el presidente Hugo Chávez a su canciller y vicepresidente, Nicolás Maduro, de 50 años, cuando lo bendijo como su sucesor.

De rostro afable y con una gran historial sindicalista, Maduro ha visitado Nicaragua en más de seis oportunidades, en las que el mandatario venezolano ha estado en el país desde que el presidente Daniel Ortega regresó al poder, en 2007.

“Miren dónde va Nicolás, el autobusero Nicolás. Era chofer de autobús en el metro, y cómo se han burlado de él”, dijo Chávez en una ocasión. Y es que la hoja de vida de Maduro es tan fecunda como versátil.

Fue conductor de autobús, dirigente sindical del Metro de Caracas, presidente de la Asamblea Nacional (2005-2006), y desde que es canciller ha representado a Chávez en importantes citas internacionales.

Cabello, el otro incondicional

“Estamos aquí gracias a él (Chávez), al Partido Socialista Unido de Venezuela y gracias al pueblo. No tenemos ningún tipo de complejos en reconocerlo, al contrario, nos sentimos muy orgullosos de que sea de esa manera, porque eso indica que tenemos jefe”, declaró Diosdado Cabello el día que fue investido presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, en enero de 2012.

Identificado como uno de los hombres más cercanos a Chávez en los últimos 12 años, Cabello es reconocido también como radical.

Según informaciones publicadas en el diario español El País, fue alumno de Chávez en la Academia Militar, y participó junto a él como teniente del Ejército en el fallido golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra Carlos Andrés Pérez.

Ha sido ministro de Chávez en cuatro ocasiones, y era el vicepresidente de la República cuando, el 11 de abril de 2002, un golpe de Estado derrocó a Chávez durante 48 horas.