•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • El Nacional, de Caracas y Agencias

El Vicepresidente Ejecutivo, Nicolás Maduro, pidió a la Fuerza Armada Nacional y a las milicias, reforzar la seguridad “para garantizar la paz y la estabilidad de la república”.

Maduro realizó este llamado tras la instalación de la Directiva para el período 2013-2014 de la Asamblea Nacional, donde fue reelecto su presidente Diosdado Cabello.

“Estos bandidos de la derecha, que hacen su campaña diaria contra nuestro pueblo, que atacan lo más sagrado que son sus hijos, ellos pretenden envenenar el alma del pueblo; debemos elevar la vigilancia revolucionaria, la inteligencia y cuidar cada detalle para garantizar en cualquier coyuntura la paz y estabilidad absoluta, hacerlo en nombre de Chávez.

Este pueblo tiene que reflexionar porque está en juego la Constitución contenida en la patria y sabemos que nuestro pueblo tiene con qué defenderse (...) Entremos en combate permanente”, aseveró.

El vicepresidente recordó los altibajos en la salud del Jefe de Estado, Hugo Chávez, desde su primera intervención quirúrgica en el 2011.

“Marzo, abril y mayo fueron meses duros para el presidente, y yo les puedo decir que ni por un segundo en medio de aquellas dificultades el presidente dejó de pensar y trabajar por este pueblo, es la razón de vida de él, es la razón que alimenta su espíritu”, expresó.

Cabello: “Chávez seguirá en funciones…”

Tales declaraciones las brindó Maduro poco después que la Asamblea Nacional venezolana reeligiera en el cargo de presidente a Diosdado Cabello, una de las principales figuras del chavismo, quien durante el acto reafirmó que el presidente Hugo Chávez seguirá en funciones aunque no pueda jurar el 10 de enero.

“El presidente seguirá siendo el presidente más allá del 10 de enero, a nadie le quede duda”, declaró Cabello tras su nombramiento en la Asamblea Nacional, donde el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Chávez ostenta la mayoría.

Cabello recordó que la Asamblea otorgó un permiso para ausentarse al presidente, hospitalizado desde el 11 de diciembre en Cuba, y que este estará vigente hasta que “regrese una vez curado”.

El Gobierno sostiene que la juramentación de Chávez, prevista por la Constitución para el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, es un mero “formalismo”, y que el propio texto prevé que en caso de imposibilidad, pueda hacerlo ante el Tribunal Supremo de Justicia, sin fijar fecha.

“Hemos dado la batalla de la salud y la vida…”

Maduro agregó que a través de los medios oficiales “estuvimos informando siempre la verdad cuando empezó y terminó la operación (del 11 de diciembre pasado) (...) Han transcurrido todos estos días y hemos dado la batalla de la salud y la vida del comandante, con su claridad de siempre, y aquí estamos sus hijos para garantizarle con la vida que esta patria siga”, resaltó.

El segundo al mando del Gobierno venezolano señaló que seguirá informando en los próximos días sobre el estado de salud del mandatario nacional. “Son tratamientos que ameritan tranquilidad y le pedimos al pueblo que tenga tranquilidad, serenidad. Si mantenemos la unidad cívico militar, de los partidos, nosotros le garantizamos al comandante que esta patria mantiene su rumbo, porque esta revolución llegó para quedarse”, indicó.

Cabello, ficha fuerte del chavismo en el Legislativo

Caracas, EFE. – El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello Rondón, es una de las fichas claves del chavismo, cabeza visible de la considerada ala militar de los seguidores de Hugo Chávez y una de las figuras más prominentes en los diferentes gobiernos del presidente desde 1999.

Con uno de los verbos más encendidos del chavismo, Cabello, nacido en el oriental Estado Monagas, el 15 de abril de 1963, se ha destacado como uno de los seguidores más leales y radicales a la hora de defender al presidente venezolano.

Cabello estudió en la Academia Militar de Venezuela, de la cual salió como licenciado en Ciencias y Artes Militares en 1987 y fue oficial activo del Ejército hasta el movido febrero 1992.

La camaradería de Cabello con Chávez se inició mucho antes de que este se convirtiera en Jefe de Estado. Participó como joven teniente alzado en la intentona golpista liderada por Chávez el 4 de febrero de 1992 en contra del entonces mandatario Carlos Andrés Pérez.

Sin embargo, a diferencia de Chávez, Cabello no cumplió condena por participar en la intentona golpista. Estudió Ingeniería de Sistemas en el Instituto Universitario

Politécnico de la Fuerza Armada Nacional (Iupfan) y realizó un posgrado en Gerencia de Proyectos de Ingeniería en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Cabello empezó a ostentar cargos en el Gobierno de Chávez en 2000, cuando fue nombrado Vicepresidente de Venezuela, cargo que ocupó por dos años hasta que fue sustituido por el periodista José Vicente Rangel.

Fue el encargado de asumir la Presidencia durante unas pocas horas, entre el 13 y el 14 de abril de 2002, tras el fracaso del intento de Golpe de Estado contra Chávez, hasta que el presidente regresó a Caracas desde el lugar en que estaba confinado.

Cabello ordenó el traslado inmediato de Chávez al Palacio Presidencial de Miraflores, quien, como prisionero, había sido llevado a la isla caribeña La Orchila.

En 2002 fue nombrado Ministro del Interior y Justicia, cargo que ejerció por un año, tiempo en el que también fue Director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

En 2004 se convirtió en Gobernador del Estado Miranda (centro), entidad de la que forma parte Caracas. Con el halo de delfín de Chávez, cuatro años después sufrió una de sus más sonoras derrotas al caer en su intento de renovación del mandato en Miranda, ante el entonces joven candidato opositor Henrique Capriles, hoy convertido en figura y líder de la oposición.

"Más allá del 10 de enero"
“El presidente seguirá siendo el presidente más allá del 10 de enero, a nadie le quede duda”, declaró Diosdado Cabello tras su nombramiento como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.