•   Mulukuku, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unas 40 mujeres jóvenes, todas vestidas de púrpura, el color de las reivindicaciones femeninas, están celebrando esta noche: les acaban de entregar su diploma en salud sexual y reproductiva, una capacitación llevada a cabo por iniciativa de la Cooperativa “María Luisa Ortiz”, de Mulukukú.

Este poblado de unos 30,000 habitantes forma parte de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, uno de los departamentos más pobres del país. La edad de las jóvenes oscila entre 12 y 20 años.

Magali, de 15 años, se muestra locuaz. Con gran soltura, manifiesta que este curso le enseñó una gran cantidad de cosas, en especial la autoestima, una palabra clave que aparece en la casi totalidad de los carteles que las mujeres realizaron para decorar el aula.

Magali añade: “Esta capacitación nos permitió tomar conciencia de las difíciles situaciones que atraviesan algunas de nosotras, intercambiar al respecto y ayudarnos mutuamente”. Estas jóvenes reproducen, a su propio nivel, el típico funcionamiento de las redes asociativas en Nicaragua.

Karin está a punto de cumplir 17 años. Contrariamente a Magali, no recibió en absoluto aliento de su familia para participar en el curso, dado que su padre recela de la cooperativa, a la que considera como una secta.

No obstante, narra con el mismo aplomo y fogosidad que Magali cómo la capacitación le ayudó, por ejemplo, a tranquilizar a su madre respecto de su capacidad de administrar su relación con su novio. Magali sigue expresándose con entusiasmo: “Cuando transmitimos lo que aprendimos en nuestra escuela, las demás personas nos escuchan, tenemos algo que enseñarles”.

No se trata solo de aprender, sino de transmitir y de participar en el proceso de concienciación. Tal es la lógica multiplicadora que rige en las diferentes capacitaciones impartidas por la cooperativa.

24 años activa

Desde su fundación en 1989, la cooperativa ha estado activa en la lucha contra la violencia doméstica y sexual. 1,076 personas --entre responsables de organizaciones juveniles, maestros, funcionarios de los ministerios de Salud y de Educación, y de la Policía-- recibieron capacitaciones sobre prevención y sanción de la violencia durante el primer semestre de 2012.

Con el apoyo, principalmente, de Solidar Suiza, una ONG que cuenta con fondos de la cooperación helvética, la Cooperativa “María Luisa Ortiz” siempre ha participado en la reconstrucción del país --se creó a raíz del huracán Juana que destruyó Mulukukú­--. Con el paso del tiempo, sin embargo, el trabajo con la juventud se ha ido convirtiendo en el eje central de esta cooperativa. En un país donde el 31% de los habitantes es menor de 15 años, resulta esencial brindar a los jóvenes los medios que les permitan desarrollarse e involucrarse en la vida económica, social y política.

Ha sido precisamente en beneficio de las y de los jóvenes, que se han implementado capacitaciones con miras a propiciar su empoderamiento en el seno de la comunidad, y alentar su participación, por ejemplo, en las comisiones municipales.

50 líderes juveniles de Mulukukú recibieron cursos sobre medio ambiente, prevención de la violencia y comunicación social. Asimismo, la cooperativa está ofreciendo una capacitación básica en computación: unas 50 personas visitan diariamente su aula de informática.

Entre sus innumerables proyectos, la cooperativa apoyó la capacitación de 20 reporteros, quienes ahora laboran en la emisora 100.5. Las ventajas son triples: las y los jóvenes desarrollan una actividad (parcialmente) lucrativa, demuestran su compromiso con la comunidad al difundir por la radio temas como la violencia contra las mujeres, y, por ser jóvenes, han ampliado la audiencia juvenil.

“Lo que más me gusta en este trabajo, cuenta Miguel, es ser escuchado, porque tengo algo que transmitir”. Por su parte, Pedro se siente regocijado con el impacto que se ha logrado con la radio.

Las y los jóvenes invitan a funcionarios estatales, dirigentes políticos o religiosos, así como a responsables de la comunidad, para que den a conocer su punto de vista sobre la violencia a través de las ondas radiales. Se difundieron 120 programas sobre este tema a lo largo de los primeros seis meses del año.

La población también ha tenido la oportunidad de expresarse en relación con casos de violencia. “Hoy en día podemos hablar de estos asuntos”, enfatiza Grethel Sequeira, una de las fundadoras de la cooperativa, porque la radio ha introducido un cambio capital”.

En lo que respecta al desarrollo económico, las ideas de los jóvenes bullen: alquilan sus equipos de sonido para fiestas o marchas, y venden gas en todo el pueblo para financiar su emisora.

Falta mucho por hacer

No obstante, las y los jóvenes entrevistados en el marco de la evaluación de cuatro organizaciones activas en el desarrollo de la región, entre las cuales figuran una Caja Rural y la Cooperativa María Luisa Ortiz, lamentaron la falta de iniciativas que faciliten su acceso al crédito, y, por consiguiente, las pocas posibilidades de desarrollar actividades comerciales.

Uno de los desafíos que la cooperativa enfrenta en la actualidad es desarrollar nuevas perspectivas económicas, “y ello a pesar de que el desarrollo económico aún no ha calado en Mulukukú”, según analiza la socióloga Nelly Miranda Miranda, una de las autoras de la evaluación. La Cooperativa “María Luisa Ortiz” se avoca hoy a la tarea de montar un matadero municipal --a fin de mejorar el rubro de la comercialización de la carne, que constituye el principal recurso económico de la región-- y está iniciando la producción de cacao orgánico.