•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La seguridad social, el pago del salario mínimo y las horas de trabajo son los principales retos que aún enfrenta el sector doméstico en el país y son necesarios superar, así lo señaló Andrea Pérez, presidenta del Comité de Mujeres y dirigente de la Central Sandinista de los Trabajadores (CST-JBE).

Pérez indicó que desde octubre pasado que Nicaragua ratificó el Convenio 189 de de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, más trabajadores domésticos tienen conocimiento de sus derechos, y que pese a que actualmente luchan para divulgar los logros no basta y hace falta aplicar la ley, fundamentalmente en materia de seguridad social.

“La forma de asegurar a los trabajadores domésticos es complejo, el INSS debería tener una política especial de atención a este sector y no meterlo en el paquete como si fuera una gran empresa. Otro reto es la aplicación del salario mínimo que está en 3,233 la gran mayoría no lo gana y ese es un requisito para asegurarlos, ganar el mínimo", destacó Pérez.

Otro de los problemas existentes, según Pérez, es que algunos empleadores sí pagan el mínimo a los trabajadores domésticos pero aún así no hacen el trámite para que se les asegure, otros aducen que como las labores son por día o por hora, no pueden hacer el cálculo salarial para afiliarlas.

Jornada extendida no se remunera

El Código del Trabajo, según explica la sindicalista de la CST-JBE, establece que los trabajadores domésticos deben laborar 12 horas, a diferencia del resto de sectores donde se indica que la jornada laboral es de 8 horas.

Agregó que por ello libran una lucha constante para que haya una reforma al Código, para que se baje la cantidad de horas de labores, sin embargo, señala que las empleadas domésticas (Más del 80% del sector) con dormida adentro pueden llegar a trabajar hasta 16 horas al día.

“Eso es injusto, hay un irrespeto al sueño de la trabajadora, la privacidad de ella, hay gente que conoce más sus derechos y los están denunciando aquí vienen a que les explicamos", refirió Pérez.

A su vez remarcó que en Costa Rica se encuentra una fuerte laboral de empleadas domésticas y pese a que la migración ha disminuido, lo que les preocupa es la defensa de sus derechos en el vecino país y cómo se podría trabajar para transferir al INSS en Nicaragua las cotizaciones que ellas puedan tener allá, para que tengan en un futuro acceso a la pensión de vejez.

Falta organización. Aduce Pérez, quien pone de ejemplo el buen trabajo de República Dominicana donde existen 300 mil trabajadores domésticos que están siendo capacitados constantemente.

Sector excluido

El reciente informe publicado por la OIT indicó que los 52 millones de trabajadores domésticos en el mundo siguen siendo excluidos de los derechos con los que sí cuentan los otros grupos de trabajadores.

El informe señala que este sector representa el 7.5% del empleo asalariado de las mujeres del mundo y que entre 1990 y 2010 el número de trabajadores domésticos aumentó en más de 19 millones de personas, sin contar con los 7.4 millones de menores estimados en 2008, los cuales no sobrepasan los 15 años.

Durante la presentación del Informe la subdirectora general de la OIT destacó que “a los trabajadores domésticos con frecuencia se les exige que trabajen más horas que los otros trabajadores, y en muchos países no disfrutan del mismo derecho al descanso semanal que otros trabajadores. Junto a la falta de derechos, la dependencia extrema de un empleador y la naturaleza aislada y desprotegida del trabajo doméstico pueden hacerlos vulnerables a la explotación y el abuso”.

 

280 mil en Nicaragua

19.6 millones de trabajores domésticos en América Latina y el Caribe

280 mil hay en Nicaragua

80 mil trabajadores domésticos emigraron a Costa Rica

29,9% están excluidos de la legislación laboral nacional

 

Fuente: OIT, CST-JBE