•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La “Operación Sur” que ejecutó la Policía Nacional en varios departamentos del país el pasado 9 de enero, golpeó a seis bandas de "tumbadores" de drogas que tenían minada la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, tanto por la vía acuática como terrestre.

Producto de los constantes robos de drogas que llevaban a cabo, los nombres de algunos de los integrantes de estas agrupaciones ya estaban incorporados a listas negras de sicarios mexicanos, hondureños y nacionales.

Lo anterior lo detalla la acusación que presentó el Ministerio Público contra 46 personas vinculadas a estas bandas del crimen organizado, que operaban en zonas fronterizas de Cárdenas, como Sota Caballo, El Acetuno, Peñas Blancas y comunidades de San Juan del Sur como Pueblo Nuevo Sur y San Jerónimo, playas de ese municipio.

Con este operativo, además de desarticular a esas seis bandas, la Policía también le cayó en Managua a la agrupación criminal denominada “Los Candas”, que se dedicaba a cometer asaltos con intimidación, tráfico de drogas, asesinatos, homicidios y secuestros, y la cual era contratada por una de estas bandas cuando les robaban drogas en Rivas.

De los 46 acusados, el prófugo Franklin Heriberto Torres Bejarano, alias “La Pájara”; Jairo Cerda Calero, alias “Jairón”, y Hugo Obando Víctor, estos dos últimos entre los 25 detenidos, aparecían en una lista de blancos a asesinar por una banda de sicarios capturados en Rivas el 18 de septiembre del 2008.

Ese grupo de sicarios andaba fuertemente armado y era dirigido por el mexicano Miguel Ángel Hernández, quien tenía como respaldo a cuatro hondureños y al nicaragüense Eric Urbina López y, según la acusación, estos matarían a los antes citados, por supuestamente haber robado el 10 julio de 2008, alrededor de 306 kilos de cocaína que era trasladada en un pipa a cargo de José Gregorio Canales. El robo tuvo lugar en el kilómetro 115.5 de la Carretera Panamericana Sur.

Torres Bejarano, alias “La Pájara”, también es señalado de realizar y dirigir de forma directa el robo de drogas cuando se enteraba de información sobre el trasiego de estupefacientes que ingresan a nuestro país por Costa Rica con dirección a Estados Unidos, y en la acusación se identifica como sus hombres de confianza al expolicía Rubén Marenco Villarreal y a Hugo Víctor Obando.

En tanto, de acuerdo con la acusación, la banda “Los Candas”, dirigida por José Adán Canda Torrente o Adán Antonio Canda Torrente, de 34 años y prófugo, se encargó del secuestro de Bruno Alberto Ortiz Bermúdez, de 25 años, quien estuvo secuestrado a partir de las 5:40 de la tarde del 11 de diciembre, por más de 130 horas. Este último está acusado y también se encuentra prófugo.

Antes habían secuestrado a Rodolfo Espinoza Bermúdez, para que dijera en qué parte de San Juan del Sur vivía Ortiz Bermúdez, al cual buscaban para que respondiera por 200 kilos de cocaína que le habían entregado en noviembre.

En el libelo acusatorio se identifica a Evert Vílchez Dinarte, alias “El Ronco”, de ser el líder de uno de los seis grupos y trabajar con cárteles mexicanos. Entre su grupo de apoyo señalan al mismo Ortiz Bermúdez, quien fue dejado en libertad después que su mamá supuestamente pagó a la banda de “Los Canda”.

Según la acusación, los seis grupos de “tumbadores” eran dirigidos por Vílchez Dinarte, alias “El Ronco”; Anselmo Duarte Martínez, alias “El Mono”; Bejarano Torres, “La Pájara”; Mauro Antonio Ruiz o Mauro Vega, Víctor López Benavides y Ronald Danilo Sánchez, alias “Antorcha”. De estos, únicamente “El Mono” y Mauro Vega se encuentran detenidos.

De acuerdo con el documento de la Fiscalía, quien supuestamente dirige y coordina a “estos grupos de traficantes y tumba-drogas es Bejarano Torres y una vez que recepcionaba la droga, hacía contacto con el investigado José Gregorio Canales, quien recibía la droga y, a su vez, hacía los contactos con narcotraficantes extranjeros”.

Cabe señalar que entre los acusados, Ronald Danilo Sánchez es uno de los once sanjuaneños que había sido acusados junto al norteamericano Jason Zachary Puracal, por delitos similares a estos, pero recobró su libertad el 12 de septiembre, luego que los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada anularon el juicio en el cual todos los procesados habían sido declarados culpables.

En tanto Vílchez Dinarte, alias “El Ronco”, fue beneficiado con las narco-liberaciones del 2010, ya que en abril de 2007 este sujeto fue condenado a 12 años de prisión tras ser declarado culpable en los Juzgados de León, por el delito de transporte de drogas, pero desde mediados de diciembre del 2010 recobró su libertad debido a supuestas enfermedades crónicas.