•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unos 1,000 buzos se reunieron la mañana de ayer en la comunidad Sandy Bay, ubicada 32 millas náuticas al norte de Bilwi, cabecera de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, para protestar contra la Ley 613, la cual prohíbe la pesca por medio del buceo, y demandaron su derogación.

Josenton Fain, uno de los buzos del sector de Sandy Bay, dijo que no van a permitir que el Gobierno cierre el buceo, ya que tradicionalmente han sobrevivido de la pesca.

“Estamos listos para cualquier manifestación de gran magnitud, ya que no vamos a permitir que cierren el buceo, que es nuestra única fuente de empleo. Nuestras familias morirían de hambre”, comentó Fain.

Para el empresario pesquero Alberto Woo, la producción para este año aumentaría con el nuevo espacio marítimo que recuperó Nicaragua el pasado 19 de noviembre en el fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

Woo observó que el sector pesca es el principal rubro económico de la Costa Caribe.

Prevén protesta indígena

Solo en el Caribe Norte son 17 comunidades indígenas las que sobreviven del buceo, desde Taupi hasta Cabo Gracias a Dios, por lo que un inminente cierre del buceo sería provocar una protesta indígena, comenta el historiador costeño Avelino Cox.

“El comercio se paralizaría y eso provocaría un caos total, ya que tradicionalmente estas comunidades han vivido de la pesca”, comentó Fox, quien observó que el gobierno debe analizar el problema que traería el cierre del buceo, ya que no hay alternativas de empleo para la región, y los comunitarios no están preparados para sobrevivir de otra manera.

En la economía local, según datos de la Asociación Pesquera del Atlántico Norte, el buceo produce C$600 millones solo de langosta, lo que también implicaría que el Gobierno municipal deje de recibir C$600,000 en impuestos municipales.

Ayer, las autoridades regionales se reunieron de emergencia a puertas cerradas en la Casa de Gobierno en Bilwi, para buscar un consenso sobre el tema, sin embargo, ni el presidente del Consejo Regional, Carlos Alemán, ni la Coordinadora de Gobierno se refirieron al tema.

Avizoran grandes pérdidas

Alejandro Pereira, Gerente de la planta procesadora de mariscos Mar Azul, dijo que solo la pesca por buceo representa más del 50% de la producción total de Nicaragua al año, por lo que se dejaría de capturar al menos 1 millón 250 mil libras de langosta, lo que económicamente supera los US$20 millones.

En otros rubros como el caracol, Nicaragua perdería el 100% de su producción, la cual se proyecta en un millón 350 mil libras, lo que significan US$10 millones; en pepino del mar se perderían 200 mil libras, lo que representa otros US$10 millones.

Manifestación de buzos

Mientras estaban reunidas las máximas autoridades regionales, junto a autoridades de la Policía y del Ejército, una manifestación de buzos abrió por la fuerza los portones principales, y llegaron hasta el local, exigiendo derogar la ley.