José Luis González
  •   León; Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los balnearios Salinas Grande, Poneloya y Las Peñitas, del municipio de León, carecen de elementos de seguridad básicos para la protección de sus visitantes, tales como: torres de vigilancia para socorristas, señalización de las zonas peligrosas para el baño, áreas de estacionamiento, y depósitos para la basura.

En estas comunidades, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, Jica, financió el proyecto Desarrollo de Capacidades para la Gestión de Riesgos de Desastres, Bosai, que priorizó la instalación del Sistema de Alerta Temprana ante Desastres Naturales, y cuyo principal aporte fue la consolidación organizativa de las comunidades y la apropiación del sistema, según valoraciones de Hugo Bolaños, oficial de programa Jica.

Alcaldía debe invertir

No obstante, Esperanza Chévez, coordinadora del Comité Local de Prevención de Desastres en Poneloya, Colopred, indicó que la municipalidad debe invertir en la sostenibilidad del proyecto.

En ese sentido demanda la asignación de una partida para cubrir entrenamiento y pago del personal de socorro, además de la colocación de señales en las costas, que sirvan de guía para los más de 65 mil turistas, entre nacionales y extranjeros, que llegan a esas playas en temporada de verano, entre otros elementos de seguridad.

Supervisan proyecto

A principios de esta semana, una misión japonesa integrada por los expertos Toshitaka Katada, docente de la Universidad de Gunma, Japón, y Eiji Kawahigashi, especialista en Estrategias sobre Prevención de Desastres, recorrió la zona para conocer los avances.

La comitiva de japoneses también contó con la presencia de la atleta Naoko Takahashi, ganadora de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, quien actúa como embajadora de los proyectos ejecutados por el Jica en Nicaragua. Durante su visita, anunció la segunda etapa del proyecto Bosai, a ejecutarse en San Juan del Sur.

 

Seguimiento del proyecto

La sostenibilidad y seguimiento de este proyecto, que culminó en diciembre de 2012 en León, es coordinada por la Alcaldía, como parte del proceso de transferencia de conocimientos a otras comunidades, con apoyo de la misma población beneficiaria.

Margarita Hernández, responsable de la Oficina de Riesgo de la Alcaldía, explicó que el plan de acción en las comunidades costeras inició en enero, con el fortalecimiento de las estructuras organizadas, que consiste en multiplicar el conocimiento adquirido.

También realizan trabajos de limpieza y saneamiento de las playas a través del esfuerzo de brigadas voluntarias.

 

Proyecto en costas leonesas

1.3 millones de dólares aportó Japón para el proyecto Bosai

65 mil visitan las costas de Occidente, en estación seca

6 mil personas viven en zona de riesgo ante tsunamis