•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El precio de la energía eléctrica que generará dentro de cuatro años el proyecto hidroeléctrico Tumarín está “en el exacto promedio de los precios de hoy”, en el contexto de proyectos privados similares en Centroamérica, aseguró Roberto Abreu de Aguiar, Gerente General del consorcio brasileño Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua.

En una entrevista con END, Abreu sostuvo que a inicios del segundo semestre comenzarán las excavaciones para el embalse que represará las aguas del Río Grande de Matagalpa, entre los municipios de Paiwas y La Cruz de Río Grande, Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, donde unos 3,000 obreros laborarán hasta 2017.

tumarin

Abreu también sostuvo que el 96% de las áreas afectadas por el proyecto ya fueron negociadas, y se ha cancelado un 12% de las indemnizaciones a sus respectivos dueños. El alto ejecutivo de CHN no visualiza mayores problemas para la obra que permitirá dar “un golpe de timón” en la estructura energética del país.

La hidroeléctrica Tumarín será construida con una inversión de US$1,100 millones, y tendrá una potencia instalada de 253 megavatios. La capacidad media anual de generación de la hidroeléctrica se estima en 1,184 GWH (Gigavatios hora).

El eje de la presa Tumarín estará ubicada sobre el río Grande de Matagalpa, unos 43 kilómetros río abajo de la confluencia de los ríos Tuma y Grande de Matagalpa.

¿Cuándo inician concretamente las obras del proyecto Tumarín?

El MTI va a iniciar la construcción de la carretera en este verano. La construcción de las obras relativas a la presa se harán en el segundo semestre (ya que) son secuencias de trabajo; la primera es la carretera, la segunda es la instalación de los campamentos y después son las excavaciones para la presa (…) hay toda una cantidad de cosas que demandarán los 3,000 obreros que van a estar trabajando en esa zona, y al final de cuatro años de trabajo se va a concluir la construcción del embalse, de la central y de las obras accesorias.

¿No cree que un régimen de lluvias anormal produzca atrasos?

No. El régimen de lluvias (en la zona) es un régimen conocido, y por estudios estadísticos consideramos cómo son las lluvias en la zona, para definir qué agua tendrá la presa y qué energía se va a generar. Todos los estudios confirman que la presa tiene sus características de más y menos lluvias, pero es plenamente operable en condiciones normales.

¿Cómo ha sido el proceso del proyecto?

Desde cuando comenzó, en el año 2007, la estructuración del proyecto hasta hoy que se dio la aprobación de la Ley especial Tumarín --en 2009--, nos dieron los primeros permisos para hacer los estudios socioambientales. Desarrollamos un diseño conceptual del proyecto, seleccionamos cuáles serían las opciones técnicamente factibles, después concretamos los estudios de factibilidad.

Luego avanzamos con un estudio de diseño básico de ingeniería, detallando las características de la presa, del sistema de transmisión, del reasentamiento (de personas), de cómo propiciar el desarrollo continuado de la zona, porque primero es la construcción, después se hace la operación del proyecto.

Durante el período de operación la necesidad de gente es menor, pero hay que darles oportunidad de desarrollo (…) la gente tiene que estar preparada, va a haber energía, va a haber transporte, va a haber comunicaciones, va a haber agua, va a haber salud, beneficios que no hay hoy.

Entonces, para que la gente pueda entender cómo va a aprovechar eso, saber cómo tener un mejor queso, como vender ganado, todo eso está dentro del programa que tenemos contemplado entregar. Desde que se aprobó la Ley hicimos un desarrollo bastante grande, y estamos seguros de que con las recién aprobadas reformas a la Ley especial 816 tenemos los lineamientos para iniciar la construcción de la presa.

¿Por qué se dio la reforma?

Hay algunos puntos que indicaron la necesidad de la reforma, por ejemplo, el Estado de Nicaragua identificó un camino de 50 kilómetros que pertenece al acceso para llegar a la presa, esta construcción es una obra demandada desde hace varios años por las comunidades, entonces el gobierno asumió la construcción, porque comunica San Pedro del Norte, en el municipio de Paiwas, con La Cruz de Río Grande, y en el medio del camino hay un tramo que llega a la presa, y además conecta con El Tortuguero en la misma zona.

El segundo motivo fue la línea de trasmisión del proyecto que también integró los estudios de Enatrel, Enel, y el Gobierno quiere avanzar en el desarrollo de esa zona para que se pueda llevar energía a esas zonas. La tercera es una opción de compra anticipada del Gobierno de la planta Tumarín.

El proyecto es de 30 años, en estos 30 años Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua entrega la planta y sus activos a Nicaragua sin costo alguno (pero) la Ley posibilita la compra anticipada, no estaba reglamentada y ahora se reglamentó. Esto traerá un beneficio grande a los consumidores con una tarifa más barata.

¿Cómo avanzan las negociaciones sobre las indemnizaciones?

Iniciamos este trabajo de comunicación desde el año 2009, y ya comenzamos los pagos por indemnizaciones de propiedades. Alcanzamos una relación muy tranquila y muy franca con cada uno de los grupos de la zona. Tenemos una relación con tres grupos, un grupo de finqueros, un grupo de comerciantes y otro de pobladores.

Los acuerdos que hemos hecho nos permiten tener el 96% de las áreas negociadas, y hemos confirmado recientemente que tenemos previsto pagar las tierras este año, antes de la construcción de la presa, pero desafortunadamente --por razones ajenas a nuestra voluntad-- desde el 2011 no fue posible seguir con los pagos. En estos momentos, la compañía está trabajando para ajustarse a los términos de la ley, para rehacer sus planes y definir los avances de este año.

Ya informamos a las comisiones, y aunque sabemos que es una angustia de cada uno que ya tiene un acuerdo de valor para su propiedad, nosotros les decimos: Nosotros también les queremos pagar.

¿Cuánto ha desembolsado en pagos?

Ya pagamos un 12% y falta el 88%, eso es bastante.

Pero hay una percepción de que las indemnizaciones no llenan las expectativas de la gente.

Siempre hay una inquietud más fuerte en una o dos personas. Nosotros consideramos que de 196 finqueros catastrados (registrados), seis se han manifestado en algún momento y se han puesto a pelear. Nosotros estamos tranquilos y este año vamos reanudar las negociaciones finales con ellos.

Algunos sectores han señalado que los precios de la energía de Tumarín serán más caros que los de otros proyectos.

Hoy día sabemos que la energía acá es de las más caras del mundo, lo que estamos tratando de hacer es, con recursos naturales propios, generar energía seguramente mucho más barata de lo que tenemos hoy. La comparación que se tiene que hacer del valor de la energía de Tumarín es con proyectos similares en Centro América.

Las comparaciones indican que Tumarín está en el exacto promedio de los precios de hoy en los proyectos que en Centroamérica resultan como inversión privada y ahí hay otro tema: algunos de los proyectos no son solamente ni privados ni están financiados de forma privada por asociaciones o compañías, ni tampoco la remuneración de otros proyectos es igual a la de Tumarín, ni tampoco la remuneración y la devolución del proyecto al país, sin costo alguno.

Hay tres características que tienen que ser comparadas que son las propias del proyecto, los recursos que para compararse, se tiene que ver qué condición de inversión se hace, y la condición de remuneración de energía (los contratos). A veces el inversionista puede tener un porcentaje pagado de una manera y tiene otro pagado en el mercado libre, es decir, un precio diferenciado. Esta parte es más técnica, pero esas tres características se tienen que comparar.

¿Vender afuera?

Un poco más sofisticado pudiese ser el caso de alguien que necesitase energía y utiliza una planta que está parada todo el día y opera en una hora determinada. Son características de la Ley que en Nicaragua no existe. En Brasil existe eso en la ley.

Sin cambios

¿Podría haber más cambios a la Ley del proyecto?

No hay esa posibilidad, no hay cómo solicitar un cambio en la Ley. Todos los estudios que hicimos consideran los ajustes para que los precios y costos (del proyecto) se mantengan.

¿No temen que se alargue el tiempo?

No. Son cuatro años de construcción que comienzan en el segundo semestre de este año y terminan en el año 2017.

¿Cuáles son sus expectativas?

Nosotros, con el apoyo del Gobierno del Brasil, estamos contentos con las entidades que nos apoyan, estamos agradecidos. Creemos que Tumarín es un proyecto de país, es un proyecto que cambiará la cara del país y posibilitará en los próximo 20, 30 o 40 años que Nicaragua sea un país mejor.