•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Dos de los seis hondureños capturados por ser supuestos miembros de una banda de sicarios que llegó a Rivas, a pasarle la cuenta a “tumbadores” de droga de esa ciudad, ya tienen en su historial delictivo crímenes, así lo aseguró la vocera de la policía de Rivas, Luisa Amalia Chavarría, quien a la vez añadió que como parte de las investigaciones también detuvieron la noche del sábado a la rivense María Segura Espinoza.

Los hondureños que según Chavarría tienen antecedentes de asesinato son Santos Enrique Moreira y Juan Ángel Sánchez. Al primero la INTERPOL también le achaca asociación ilícita para delinquir y portación ilegal de armas de fuego, y Sánchez, además del asesinato tiene en su historial delitos de secuestro y robo. Mientras tanto, el hondureño Avelio Omar Ávila ha cometido robo, desacato y amenazas en Honduras.

Estos tres hondureños fueron acusados junto a sus coterráneos, Marcos José Borge Botiño, de 27 años, Marlon Benjamín Borjas Montiño, de 26 años, y José Santos Benítez, más el mexicano Miguel Ángel Hernández, y los nicaragüenses Ricardo Parrales, de 56, Eric Urbina López, de 25; Víctor Uriel Miranda y Juan José Pérez González, por un concurso de delitos en los que sobresalen como coautores del crimen organizado en perjuicio de la sociedad nicaragüense y el Estado y conspiración de asesinato en contra de seis rivenses.


Capturada en San Jorge
Como parte de las investigaciones, la Policía detuvo la tarde del sábado a Segura Espinoza, cuando ésta se encontraba en las costas de San Jorge con dos hijos menores de edad. Según Chavarría el arresto se debe a que en las investigaciones encontraron recibos de pago de la empresa rentadora de carro “Orozco Renta Car”, que estaban a nombre de la rivense y de esa misma empresa encontraron recibos de autos que usaba el mexicano.

En la acusación formulada por la fiscalía, se señala como parte de las evidencias cinco recibos por el alquiler de vehículos a la empresa “Orozco Renta Car” pero solo el 0124 emitido el 5 de septiembre está a nombre de Segura Espinoza. Otros emitidos el 16 de julio, 31 de julio, 17 de septiembre y con serie 0098, 0107, 0127, respectivamente, aparecen a nombre del mexicano y con fecha del 16 de septiembre también aparece un recibo de pago por alquiler de vehículo a nombre de Luis Manuel Avilés Hernández, el cual no aparece en la acusación.

Según la vocera policial son tres los recibos que están a nombre de la rivense pero en la acusación solo uno aparece a su nombre y por ende ayer remitieron a Segura Espinoza ante el Ministerio Público, pero la fiscal departamental Isolda Ibarra, no aseguró ni confirmó si la sumará a la acusación y sólo explicó que revisaría el caso de la rivense la cual incluso dejó entrever que podría quedar en libertad y seguir siendo investigada para sustentar una acusación en su contra.

Por su parte, la hija de Segura Espinoza, de nombre Dayana, explicó que su mamá renta vehículos desde hace un año a la empresa “Orozco Renta Car”, ya que según ella les ofrecen los mejores precios. La adolescente indicó que prueba de ello es que el vehículo que le ocuparon a su mama el día que la detuvieron es el que rentó el cinco de septiembre. Por otro lado también se conoció que la Policía está investigando a Eduardo Orozco Rodríguez, propietarios de la empresa “Orozco Renta Car”.

Las camionetas en las que se movilizaban los once acusados de pertenecer a una banda de sicarios fueron rentadas a la empresa de Orozco Rodríguez, y fue en Ford Ranger, verde, doble cabina, placas M 085804, donde se encontró cuatro fusiles AK, una pistola nueve milímetros, cinco chalecos, diez pasamontañas, una caja de miguelitos, cinta adhesiva y una caja de proyectiles calibre 3.80 y en dicho vehículo conducido por Urbina López, de 25 años, también viajaban los hondureños Borjas Montiño, Sánchez,
Dávila y Santos Enrique.


Evitaron ejecuciones
En esa camioneta también se encontró una libreta amarilla con los nombres y números de cédula de Franklin Heriberto Torres, Hugo Obando Víctor, Mario René Gazo, Jairo Cerda Calero y su esposa Yamilet Dolores Ramírez Espinoza, de 37 años, y un hijo de Franklin Heriberto y hasta el número de placas de los vehículos en que se movilizan, por lo que según la Policía el operativo evitó que estas personas fueran ejecutadas.

Los once detenidos fueron trasladados la tarde del domingo al centro penitenciario de Tipitapa.