Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

La tasa de inflación podría cerrar en 2007 hasta en 16.5 por ciento, si el precio internacional del petróleo se mantiene cercano a los 100 dólares por barril, informó Antenor Rosales, presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), estimación oficial que normalmente economistas independientes sitúan normalmente en una posición más baja que la realidad, en este caso cercana o encima del 18%.

El funcionario dijo que según una simulación que hizo el BCN, las probabilidades indican que la inflación cerrará en 2007 entre el 14.5 y el 16.5 por ciento.

Rosales afirmó en un programa matutino de televisión, que la tasa de inflación podría quedar en 14.5 por ciento, dependiendo de varios factores, entre ellos que el petróleo se mantenga en un precio promedio de 91 dólares en el último cuatrimestre, lo que permitiría quedar en el piso del intervalo.

Para el economista Sergio Santamaría, director ejecutivo del Centro de Investigaciones y Asesoría Socio Económica, Cinase, aceptar que la inflación pueda subir hasta el 16.5 por ciento, es pensar que las autoridades económicas del país no piensan incidir en el curso de la inflación para amortiguarla, la cual es empujada por los precios internacionales de los carburantes.

Sergio Santamaría dijo que la inflación podría no llegar a las cifras anunciada por el Banco Central al finalizar el período, si las autoridades económicas de la nación toman medidas de mercado, ampliando mediante la importación, la oferta de alimentos a fin de reducir los precios.

A ese respecto, Rosales en su comparecencia pintó un escenario prácticamente sin intervención gubernamental que intente controlar la aceleración de la inflación, que se podría realizar con palancas estatales que incidan en el mercado.

El panorama pintado por Rosales fue que “si el petróleo tiene una tendencia al alza, si además la expectativa es inflacionaria, es decir, que el empresario traslade los precios de los productos a lo que ellos creen que será la inflación, si además la cosecha de frijol de postrera la acaparan y sale del país, si no se mejoran los canales de distribución y si las expectativas de los frijoles que se han importado no tienen el impacto para reducir el precio, y con un petróleo a precio de 97 dólares, podríamos cerrar con una inflación de más del 14.5 por ciento”.

Lo del Mitch y cómo sería ahora

Rosales comparó el nivel inflacionario de este año con el de 1998, cuando el huracán Mitch afectó al país y la tasa de inflación llegó al nivel récord de 18.46 por ciento. Explicó que a pesar de que son dos años con afectaciones de fenómenos naturales, en el 98 el precio del petróleo más bien tenía tendencia a la baja, pero la inflación fue superior. “Si en el escenario del 98, con un petróleo hacia la baja tuvimos ese crecimiento inflacionario, cómo va a ser con un precio de petróleo al alza”, dijo.

Por su parte, el economista Santamaría dijo que la estimación del BCN significaría que la tasa de inflación de los últimos dos meses del año será de 2.5 por ciento mensual mayor que los datos históricos, y revelaría que el impacto de los precios del petróleo y de los problemas en los valores de los granos, sería dejado pasar crudamente.

Explicó que una estimación de más allá del 14 por ciento sólo sería posible si ocurre una crisis fuerte de abastecimiento, en tanto que aseguró que las importaciones de frijoles son insuficientes para cubrir la demanda y que se debe revisar el manejo que se está haciendo en el precio del gas butano y de los combustibles.

El caso del gas

Santamaría dijo que los precios del gas butano en Nicaragua no están en correspondencia con lo que se paga en El Salvador y Guatemala, razones por las cuales la inflación se disparó, lo que debería ser explicado.

El economista consideró que la distribución de granos que está haciendo la Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabás, está provocando un impacto muy marginal en relación con la demanda de la población, y destacó que es baja la capacidad de almacenamiento y distribución de esa empresa.

Consideró, además, que tampoco está incidiendo mucho la eliminación de aranceles a ciertos rubros que anunció el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, para evitar más alzas, aunque señaló que lo que más podría impactar es la eliminación de los aranceles al arroz y el pollo.

Renegociando deuda interna

El presidente del Banco Central, Antenor Rosales, dio a conocer que la comisión que el gobierno conformó para negociar la deuda interna, Cenis, con los bancos del país, se ha reunido en cinco ocasiones con representantes de estas instituciones financieras para trazar un plan al respecto.

El funcionario aseguró que el gobierno y los banqueros han intercambiado varias propuestas en la negociación de la deuda, las cuales varían en cuanto a tasas de interés y plazos, pero que las mismas van enfocadas en que gane Nicaragua, ganen los banqueros y gane el gobierno.

El presidente Daniel Ortega propuso recientemente una moratoria por los 936 millones de córdobas en Cenis que se deben pagar a los bancos, para utilizarlos en la reconstrucción de la infraestructura destruida por el huracán Félix y las lluvias.

Rosales insistió en que en ningún momento el gobierno decretará una moratoria unilateral, sino que está encaminada la negociación con los banqueros, para mantener el prestigio que tiene Nicaragua en el pago de sus títulos valores.

“Me sentiría satisfecho si el presidente (Ortega) quisiera ver liberados 900 millones de córdobas el próximo año para invertirlos en infraestructura, que a lo mejor pudiéramos nosotros pagar una parte de esos bonos y que inmediatamente los banqueros nos compren títulos a 15 años a una tasa más baja y el objetivo del Presidente se lograría”, apuntó.

Dijo que el tema de la deuda de los Cenis se logrará en una negociación bajo leyes que fomenten el mercado de capitales bajo el Estado de derecho, porque no le conviene a Nicaragua una declaratoria de congelamiento del pago de sus títulos.

“Nicaragua tiene un buen récord, lo poco que hemos logrado avanzar a nivel internacional es que el país tiene un buen récord en el pago de sus títulos, ¿y por qué lo vamos a dañar declarando de forma unilateral el no pago por un período?”, insistió.

“Perseguimos el bienestar del pueblo al lograr el alivio de la deuda, perseguimos que bajen los intereses, que el plazo sea mayor, pero cumpliendo con el Estado de derecho, con las cosas que nos hemos comprometido”, expresó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus