•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La extracción de células madres de la grasa humana podría cambiar el futuro de la ciencia médica, y de paso, la cara de Nicaragua ante el mundo, por ser el primer país latinoamericano donde se llevaron a cabo intervenciones quirúrgicas utilizando esta nueva tecnología, con el fin de difundirla en el resto de la región.

El viernes recién pasado concluyó en Managua el congreso médico “La nueva vía para los tratamientos celulares”, en el que la organización GID Américas, del Grupo Pellas, dio a conocer la tecnología GID, la cual permita extraer células madres de la grasa humana que tiene diferentes aplicaciones clínicas en cirugías reconstructivas y de ortopedia.

En este evento se reunieron 110 médicos especialistas nicaragüenses y sus homólogos de 40 países más, quienes pudieron observar la transmisión en vivo de dos cirugías con la tecnología GID: una en un niño quemado y otra en una adolescente con mama hipoplasia.

“Nosotros creemos que la terapia con células madres va a cambiar el futuro de la ciencia”, señaló William Futrell, un cirujano plástico estadounidense que en 1996 vio la posibilidad de encontrar en la grasa humana un elemento que facilitara las intervenciones no sólo en su campo, sino en otras especialidades.

Impactará en turismo médico

Juan Carlos Arias, Gerente General de GID Américas, consideró que el hecho de haberse presentado en Nicaragua esta nueva tecnología, impactará en el desarrollo del turismo médico, es decir, que pacientes extranjeros vengan al país a que les practiquen intervenciones usando la tecnología GID.

“Que sea Nicaragua donde se está dando a conocer esta tecnología hará que el país vaya más adelante que los demás países de la región en cuanto a personas que quieran venir a entrenarse o a tratarse. Definitivamente, esto va a cambiarle la cara a Nicaragua”, dijo.

Arias apuntó que hasta el momento la odontología es la especialidad que genera más turismo médico en América Latina. En Centroamérica destaca Costa Rica como país de destino en turismo médico, registrando el año pasado ingresos por un monto de US$ 300 millones por la afluencia de pacientes extranjeros para tratarse enfermedades o lesiones en diferentes especialidades.

Tomando en cuenta que la cirugía de ortopedia es uno de los campos idóneos para la aplicación de la tecnología GID, Arias comentó que el desgaste de los cartílagos en las articulaciones --conocido como artrosis-- es un padecimiento muy común entre la población mundial.

“Si el 1% de la población de tres ciudades de Estados Unidos, que suman 10 millones de habitantes, padece artrosis y decide tratarse en otro país por los bajos costos y porque sabe que hay la calidad requerida, tendríamos a un millón de personas viniendo a Latinoamérica en busca de esta tecnología”, estimó Arias.

La experta en Turismo Lucy Valenti también cree que el lanzamiento de la tecnología GID en Nicaragua es una gran oportunidad para que el turismo médico se posicione y crezca en el país.

“Personas que viven en Estados Unidos y en Europa, donde la medicina es extremadamente cara, verán en Nicaragua la oportunidad de recibir un tratamiento más barato y con la misma calidad”, afirmó.

Valenti destacó que Nicaragua cuenta con dos hospitales acreditados para atender a pacientes extranjeros bajo estándares de calidad mundial: el Hospital Metropolitano “Vivian Pellas” y el Hospital Central Managua “Doctor César Amador Kühl”.

 

Brasil muy interesado en su aplicación

Uno de los médicos extranjeros que participó en el congreso fue Flávio Barros Vieira, representante de GID Brasil, quien dijo que están muy interesados en la tecnología GID porque su campo de aplicación es muy amplio y ayuda a disminuir los costos.

“Todo el costo del tratamiento es más barato y la recuperación del paciente es más rápida”, apuntó Barros Vieira. Mencionó que esperan que el próximo 30 de junio el Gobierno de Brasil apruebe la introducción y utilización de esta tecnología, ya que la Secretaría de Salud de ese país está interesada en que esté disponible para los pacientes de hospitales públicos.