•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras en Nicaragua la sustitución del pago efectivo del pasaje urbano por tarjetas electrónicas recargables es un tema que ha causado revuelo entre usuarios y transportistas, en Guatemala es una modalidad que se introdujo hace tres años a través del Sistema Integrado de Buses Guatemaltecos, Siga.

Jorge Agurcia es un nicaragüense que reside en Guatemala desde 2008, y al conocer que en los próximos días su país implementará un nuevo sistema electrónico en el transporte colectivo, consideró que es un salto a la modernidad de acuerdo con su experiencia en la nación chapina.

Según Agurcia, el cambio del pago de efectivo al electrónico causó una convulsión entre los guatemaltecos durante su introducción, sin embargo, la modalidad finalmente fue asimilada satisfactoriamente, ya que ha disminuido la violencia en el transporte colectivo, pues los conductores de autobuses ya no manejan dinero en efectivo.

“No es que ahora no haya asaltos dentro de los buses, pero son hechos más aislados. Antes del pago electrónico los asaltos eran todos los días del año, y eso mantenía en vilo a los usuarios y a los mismos transportistas que antes miraban con desconfianza esas tarjetas”, indicó.

Añadió que para la introducción al nuevo sistema la población guatemalteca contó con información difundida por diversos medios de comunicación, entre ellos, una página web donde se explicaban los diferentes tipos de tarjetas, la forma de uso y los sitios de recarga.

Mayores de 65 años no pagan pasaje

No obstante, en Nicaragua se desconocen por ahora las características que tendrá el nuevo sistema de pago electrónico, pero en Guatemala las fichas que disponen tienen cinco clasificaciones.

Hay tarjetas ciudadanas para la población en edades de entre 18 y 64 años; tarjetas doradas para adultos mayores de 65 años o más, quienes cuentan con la gratuidad del servicio de transporte; tarjetas infantiles para niños mayores de tres años y menores de siete.

También hay tarjetas preferenciales para personas discapacitadas y para turistas, cuyo requisito únicamente es presentar su documento de identificación.

Las tarjetas electrónicas de Guatemala contienen el nombre y el número de cédula del usuario, y advierten que son “recargables, personales e intransferibles”.

Según la información colocada en la página web de Siga, para recargar esas tarjetas el titular deberá hacerlo personalmente en agencias de bancos autorizados, puntos de recarga, en Centros de Atención a Clientes Siga, CACS, y en cajeros automáticos.

Transportistas de Nicaragua con dudas

Leonel Orozco, Presidente de la Cooperativa 12 de Octubre, que opera la ruta 165, señaló que hasta ahora las asociaciones de transporte de Managua no han sido notificadas ni instruidas sobre el funcionamiento de las nuevas fichas electrónicas, y que solo surgen dudas en torno al tema.

“¿Quién quiere hacerse cargo del servicio? ¿Cómo participarán los transportistas? ¿Qué beneficios les va a traer a ellos y al usuario?, son nuestras dudas porque creemos que esto es como la tarjeta de crédito, que después hay que ir a cobrar, y eso significa que nos van a meter en actividades que no son las nuestras”, cuestionó Orozco.

Para Carlos Soza, Presidente de la Unión de Cooperativa de Transporte por la Paz, del sector selectivo, el nuevo dispositivo podría tener la misma desventaja que para los taxistas tienen las tarjetas electrónicas de combustible.

“Nosotros más bien terminamos perdiendo más dinero con esos sistemas electrónico. Si a nosotros se nos pierde una tarjeta tenemos que pagar 10 dólares para reponerla. Eso significa que si al bus se le daña el sistema que detecta la tarjeta entonces le saldrá mucho más caro reponerlo”, consideró.

Orozco resaltó que los transportistas no están en contra del avance, pero que el sentir de ellos es que no han sido incluidos en el proyecto, y señaló que el nuevo sistema es una forma de “medirles las costillas”, lo cual podría afectarles el subsidio que reciben actualmente.