•   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A las 11 de la noche del domingo, los 110 reos hacinados en las celdas preventivas de la Policía de Nueva Guinea, con capacidad para 60, violentaron la seguridad y literalmente se “pasearon” por el área de sol y hasta arriba del techo de la unidad, a modo de protesta por el hacinamiento en que se encuentran.

Tuvieron “oportunidad de sobra” para escapar, relató Clemente Huete, condenado a 22 años por femicidio frustrado, tras exponer que su objetivo era exigir que los 60 elementos que ya tienen sentencia sean trasladados al Sistema Penitenciario de Juigalpa.

Incidente los obligó a tomar medidas

El incidente sirvió de pauta para que se integrara una mesa negociadora encabezada por el jefe de la Policía, comisionado Ramón de Jesús Castillo, y a la cual fueron llamados líderes religiosos, representantes comunales, miembros de organismos de derechos humanos y un grupo de reos.

Al final las partes convinieron una serie de peticiones de los detenidos, excepto la que los libraría del hacinamiento.

José Ángel Dávila, en representación de los reos condenados, expuso las demandas incluyendo más horas de sol, revisión médica periódica, ampliación del número de visitantes, mejor calidad de la alimentación, visitas conyugales, acceso a televisión y radio, entre otras cosas.

No hay traslado

Tras cuatro horas de reunión se aprobó en un 90 por ciento, quedando pendientes las visitas maritales y el traslado de los reos condenados.

 

Viejo reclamo

La demanda de mejores condiciones para los reos condenados se plantea desde 2011 y esa necesidad provocó el primer levantamiento dentro de las celdas preventivas de la Policía local, el 2 de febrero de ese año.

El 27 de mayo de 2012 también los reos se levantaron en protesta reclamando mejores condiciones, el evento culminó sin hechos violentos.