Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Presidentes de cooperativas afiliadas a la Unión de Cooperativas de Taxis de Managua, urgieron regular los precios de los combustibles para poner freno a las alzas constantes en los hidrocarburos, pero también exigieron al gobierno que aclare públicamente los precios con que está facturando el combustible venezolano a las petroleras.

Reynaldo Bermúdez Zelaya, presidente de la Unión de Cooperativas de Taxis de Managua, aseguró que las cooperativas de taxis que integran la unión han expresado su preocupación sobre el porqué, a pesar de que el precio internacional del petróleo experimenta bajas, en Nicaragua esa disminución no se hace efectiva.

“Se hace necesario que haya regulación de los precios del combustible”, dijo Bermúdez, quien aseguró que la decisión del INE y las petroleras de suspender el alza que tenían programada para el fin de semana pasado, fue para evitar una reacción de resistencia de la población afectada.

El incremento que ya estaba aprobado y que se haría efectivo el domingo, alcanzaba los 17 córdobas con 45 centavos por galón, lo que para Vidal Almendárez, presidente de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis, “volvería caótica la situación”.

Petición unánime
Tras finalizar ayer una asamblea de presidentes de cooperativas de taxis, los obreros del volante decidieron de forma unánime exigir al gobierno “la regulación del precio del combustible”.

“El gobierno tiene que interceder para que se normen estos valores, no dejarlos a criterio de las petroleras”, dijo Bermúdez, quien criticó el monopolio en la distribución del combustible. “Las petroleras son un grupo que se ponen de acuerdo para sangrar al pueblo”, aseguró.

Desde mayo pasado el gobierno ofreció una rebaja en el precio de la gasolina para los transportistas del país, como condición para finalizar una huelga en el sector. La medida, aunque no fue consultada con los transportistas al final fue aceptada y puesta en marcha, pero según el taxista esa rebaja ya fue absorbida por el incremento constante de los combustibles.

“Actualmente tenemos a 18.92 córdobas el litro de gasolina subsidiado, cuando terminamos el paro, el litro estaba a 17.65 córdobas, hoy lo estamos pagando a 18.92 córdobas”, detalló, asegurando que “el subsidio ya está más caro que cuando hicimos el paro, ya no nos está favoreciendo”, aseguró.

Almendárez, quien se mostró de acuerdo con analizar “la regulación en el precio de los combustibles”, reconoció que los gobiernos abusan de las facultades de la regulación y “meten en tensionamiento las relaciones del Estado con las empresas petroleras internacionales”.

Según el líder de los taxistas, la preocupación fundamental es la falta de explicación de por qué los precios del petróleo desminuyen internacionalmente, pero “en Nicaragua ese efecto no se siente”.

Almendárez considera que el gobierno está en la obligación de aclarar el precio en que está facturando el petróleo venezolano que vende a las petroleras. “Para estas fechas deberíamos estar recibiendo los efectos del descenso en los costos del petróleo”, cuestionó el líder de los taxistas.