•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La ampliación de la Carretera a Masaya arranca oficialmente hoy con obras de mayor envergadura y cierres de vía más prolongados, mientras las señalizaciones de los desvíos hasta ayer no habían sido colocadas, por lo cual, más de 40,000 automotores que según las estadísticas de la Dirección de Tránsito circulan diariamente por esta vía, serán desviados por rutas alternas.

Algunos dueños de negocios ubicados en la zona de ampliación de la Carretera a Masaya expresaron su preocupación de que nadie los indemnice por las pérdidas al quitar parte de sus inversiones que están sobre el derecho de vía, mientras hoy se prevén atrasos en el tráfico.

Los trabajos de ampliación serán realizados en un trayecto de 1.2 kilómetros en la primera etapa, desde la rotonda La Centroamérica hasta la “Jean Paul Genie”, y se tendrán que utilizar desvíos para entrar y salir de la capital.

En las últimas dos semanas fueron removidos de ese trayecto dos puentes peatonales, decenas de árboles y algunos muros perimetrales de establecimientos comerciales, que según la municipalidad se encontraban sobre el derecho de vía.

Tramo abierto en “horas pico”

El Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) informó desde hace días que una parte del tramo en ampliación podría estar abierto parcialmente durante las “horas pico”.

Por la mañana será habilitado uno de los carriles para los vehículos que circulan de Sur a Norte, es decir, los que vienen de Masaya a Managua, y por la noche el contrario.

Se conoció que evaluarían si las obras son realizadas en dos turnos, uno por la mañana y otro por la tarde, para afectar menos el tránsito vehicular, pero hasta anoche el MTI guardaba silencio al respecto.

La primera fase finalizaría en abril próximo y tendrá un costo de C$25 millones. El proyecto en su totalidad contempla la ampliación de unos 10 kilómetros hasta llegar a la rotonda de Ticuantepe.

 

Una queja

Karla Gutiérrez, responsable de la empresa Sistema de Seguridad Bühler Hospital de Llantas, ubicado en la zona donde se está ampliando la Carretera a Masaya, aseguró que esta compañía perdió unos 50 metros de terreno donde tenía dos de tres bodegas.

Agregó que la empresa no solo ha sido afectada por la pérdida de espacio, sino que también ha gastado unos US$60,000 en el derrumbamiento de los muros, y la cifra ascenderá una vez que inicien la reconstrucción.

Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua ha dicho que los dueños de locales afectados no serán indemnizados, porque la municipalidad está recobrando el espacio que le pertenece.

Hace 15 días, una brigada de obreros del MTI inició las labores de demolición de los bordillos del bulevar para reducirlo, pero hasta hoy inicia oficialmente la fase primera del proyecto, que pretende ampliar ese tramo de carretera a cuatro carriles en cada sentido.

 

Falta señalización

Hasta ayer no habían sido instaladas las señales para orientar a los conductores sobre las vías alternas a la zona en ampliación.