•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los jinoteganos homenajearon ayer a monseñor Pedro Lisímaco Vílchez Vílchez, primer obispo de la Diócesis de Jinotega, en ocasión de estar cumpliendo sus 58 años de vida sacerdotal.

En el evento, que se efectuó en la calle donde reside Vílchez, fue presidido por representantes del clero de Jinotega, invitados especiales, como la magistrada Juana Méndez; el coronel José Dolores Hernández, jefe del Ejército por la VI Región, y el general en retiro Herminio Escoto, quienes asistieron por petición del homenajeado, ya que tienen fraternos lazos de amistad.

No estuvo en la actividad, el obispo actual de esta diócesis, monseñor Carlos Enrique Herrera.

Agradece

Monseñor Vílchez, al agradecer el homenaje, dijo que “Jinotega sí conoce lo que es amar”, y continuó diciendo que “ya no esperaba este momento, pero el Señor es el que dispone las cosas, cuando vine a entregar mi tarea de obispo, solo me hicieron una cena sencilla, pero este acto de hoy me parece una reunión extraordinaria”

Vílchez agregó que “para mí la Diócesis es la comunidad cristina de este pueblo, que hoy está bien organizada, por eso les doy las gracias de todo corazón, porque ustedes son los que han estado conmigo siempre, y todo lo que se pueda decir alrededor de esto, está de más”

Hijo distinguido

En el acto, la Alcaldía de Jinotega le otorgó a Vílchez el título de Ciudadano Distinguido “por su inigualable labor sacerdotal, por llevar ese testimonio de paz, promover la educación en las comunidades recónditas del departamento”, manifestó el alcalde Leónidas Centeno al momento de entregarle el reconocimiento.