•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El grupo de ambientalistas que preparó el estudio “Valoración de impactos ambientales causados por la construcción de la ruta 1856- Juan Rafael Mora Porras” propuso crear una comisión binacional que plantee acciones comunes para la conservación de la zona.

Víctor Campos, subdirector del Centro Humboldt --uno de los organismos que participó en el estudio--, señaló que tras los hallazgos en el trabajo de monitoreo de las aguas del río, consideraron que es necesario tomar acciones inmediatas, ya que los juicios toman bastante tiempo.

“El proceso de judicialización del río San Juan impide la toma de acciones inmediatas y deja que las condiciones ambientales del río y la cuenca se sigan deteriorando; nosotros lo que proponemos a los gobiernos de ambos países es que retomen la vía del diálogo y que pongan en el centro de las necesidades la naturaleza", expresó Campos.

Proponen mediadores

Asimismo, proponen que de dicho diálogo participen países amigos que sirvan como garantes de dichos acuerdos; “ya viene la segunda estación desde que se empezó a construir la carretera y no se están tomando en cuenta las medidas correspondientes, conviene que bajo ciertas reglas, ciertas condiciones, se establezca un mecanismo de diálogo, que se elabore un plan binacional sobre el problema ambiental en el río”, agregó Campos.

Ticos descalifican

El grupo de ambientalistas intentó hacer llegar una correspondencia al Embajador de Costa Rica en Nicaragua, pero la asistente del diplomático se negó a recibir la documentación.

En la misiva invitaban al embajador a asistir al foro para que conociera a fondo el estudio, pues funcionarios costarricenses como el vicecanciller Carlos Roverssi descalificaron el trabajo.

Uno de los hallazgos significativos fue la presencia de químicos que ya están prohibidos a nivel internacional y cuyas cantidades a mediano o largo plazo pueden causar serios problemas a la biodiversidad de la zona.