•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lavarse las manos, realizar sus necesidades fisiológicas o simplemente saciar la sed, son actividades difíciles de lograr para los estudiantes de gran parte de los colegios de Managua, cuyos centros enfrentan problemas de higiene por la falta del líquido.

El Nuevo Diario hizo un recorrido por ocho centros educativos de Managua y de Ciudad Sandino, y encontró que casi todos enfrentan el mismo problema de desabastecimiento de agua, lo que representa un peligro para la salud de los alumnos.

Los colegios visitados fueron: “Benjamín Zeledón”, República de Panamá, “Carlos Fonseca”, La Trinidad, “Clementina Cabezas”, Nuestra Señora de Guadalupe, Instituto 14 de Septiembre y el Instituto Público El Madroño,

Óscar Osorio Méndez, Director del Instituto Público El Madroño, en Loma Linda, comentó que aunque el centro educativo que dirige cuenta con un tanque de almacenamiento del líquido, este posee una capacidad muy limitada para abastecer a toda la comunidad estudiantil.

Osorio calculó que lo más que logran acopiar en el colegio son tres barriles de agua, cantidad que resulta insuficiente para abastecer a una población estudiantil de 800 niños.

“El agua almacenada no nos ajusta. Prácticamente el consumo se va por la mañana, de tal manera que los niños del turno de la tarde son los que sufren. Hay períodos durante los cuales el agua no llega. Cuando el desabastecimiento es total no podemos garantizar la higiene de los servicios ni de las aulas”, afirmó.

Problemas de higiene

María García, profesora de Primer Grado del colegio La Trinidad, en la comarca Cuajachillo, del municipio de Ciudad Sandino, señaló que ante las dificultades que enfrentan por la falta de agua en materia de higiene, desde el año pasado adquirieron dos tanques para el acopio del líquido, con el fin de garantizar el servicio a los niños.

“Antes sufríamos mucho porque los niños no tenían con qué lavarse las manos, y tampoco el colegio tenía agua para mantener la limpieza, lo cual es muy importante para preservar la buena salud de los estudiantes”, dijo.

Expuestos a enfermedades

Gladys Guerrero, Subdirectora del Instituto República de Panamá, en el barrio San Judas, manifestó que por la falta del agua los terrenos del centro permanecen áridos y polvorientos todo el día, ya que el agua que recogen solo cubre el consumo de los niños y la limpieza de los baños.

“El año pasado tuvimos un estudiante que pasó con asma casi todo el año, porque todo el polvo entraba por las ventanas. La mayoría del tiempo (el alumno) estuvo hospitalizado en el ‘Fernando Vélez Paiz’”, relató.

Guadalupe Pérez, una madre de familia que matriculó a dos de sus tres hijos en el colegio “Carlos Fonseca”, en Ciudad Sandino, dijo que este centro educativo no cuenta con tanques de almacenamiento de agua, por lo que la única opción que tienen los niños es llevar sus propios recipientes con el líquido, tal como lo han sugerido los mismos docentes.

“Todos los días hay que mandar a los chavalos con su pichinga de agua, porque las maestras fueron claras en decirnos que no habrá agua. Pero eso no es suficiente, porque los chavalos juegan y se ensucian tanto que eso solo les da para tomar agua y se quedan con las manos sucias”, comentó.

En el colegio “Benjamín Zeledón” también enfrentaban escasez de agua, pero el problema se solucionó con la adquisición de un tanque de almacenamiento del líquido, el cual les ha permitido abastecer a toda la comunidad estudiantil.

"Hay una deficiencia en relación con el tema del abastecimiento de agua en los colegios, porque no se le ha dado el debido interés por parte del Ministerio de Educación y del Gobierno central"

María Paladino.

Oficial de Incidencia en el tema de Agua del Centro Humboldt.

"Al vigilante le recomendamos la tarea de llenar el tanque por las noches, y si no está pendiente de eso no logramos recoger el agua y los estudiantes sufren todo el día.

Óscar Osorio

Director Instituto de la República de Panamá

Limitante para educar

Maura Paladino, Oficial de Incidencia en el tema del agua del Centro Humboldt, afirmó que la carencia del líquido en los colegios se ha convertido en una limitante de la educación de los niños.

Según la especialista, la situación ha llegado a tal extremo de que el mismo personal docente tiene que buscar otras alternativas para garantizar el servicio, como la perforación de sus propios pozos.

“Hay colegios en Tipitapa que han buscado crédito para hacer perforación de pozos. En algunas zonas rurales, donde el acceso al agua potable es precario, hemos instalado un sistema de almacenamiento de agua de lluvia para satisfacer las necesidades básicas de los alumnos”, dijo.