•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Doña Janet del Carmen Matus Alemán, madre de Zaida del Carmen Guzmán Matus, de 17 años, afirma que después de que Omar Antonio Aráuz Martínez, de 19 años, asesinara cruelmente a su hija, este llegó a su casa --ya que la pareja vivía con ella--, y se puso a lavar ropa sin jabón, por lo que le ofreció uno, sin sospechar nada, pero al ver que Zaida no llegaba, le preguntó qué le había hecho, pero el asesino no respondía.

Lo anterior es parte del relato que hizo ayer la progenitora de Zaida, después de escuchar la sentencia de 34 años de cárcel dictada contra Omar Antonio Aráuz Martínez, por el femicidio y la violación que cometió contra su pareja el pasado 26 de enero en el sector conocido como Los Vásquez, cerca de la hacienda Santa María de Ostuma, en Matagalpa.

Pero debido a que las leyes de Nicaragua no permiten condenas mayores, el reo pasará 30 años en la cárcel. Mientras se leía la sentencia, el reo Omar Antonio Aráuz Martínez, escuchaba con la cabeza baja, pero no se inmutaba. Estaba igual que el primer día, cuando aseguró a El Nuevo Diario que solo sentía “un poquito de arrepentimiento”. Su rostro fue inexpresivo al saber que saldrá de prisión hasta en 2043. A su lado permanecía el abogado defensor.

“No esté lavando esa ropa sin jabón; mañana yo se la voy a lavar”, recuerda doña Janet del Carmen que le dijo a Omar Aráuz Martínez, cuando llegó a su casa después de haber dado muerte a su pareja.

“Yo la voy a lavar, de todos modos la que me lava no está”, le contestó Omar.

Falsos mensajes

Por su parte, don Jorge Guzmán, padre de la víctima, aseguró que el día del crimen esperaba a su hija, quien llegaría a traer unas cosas, pero como no lo hizo, llamó el domingo 27 de enero a la casa de la mamá, ya que están separados, y fue entonces cuando se dio cuenta de que no estaba en casa de doña Janet y que había desaparecido. El 31 de enero el padre de la víctima recibió el primero de tres mensajes falsos que le envió el asesino, haciéndole creer que se los mandaba su hija.

El primer texto decía: “Hola papá, soy Zaida, dígale a mi mamá que estoy aquí en Managua, me vine con una muchacha a trabajar, es conocida, estudiaba conmigo en Matagalpa, no quiero hablarle a mi mamá porque debe estar enojada.

Yo le dije a Galeano (un conocido de la familia) el viernes, que estaba conmigo comiendo melón, que yo me iba a ir, porque no quería compromisos con ningún hombre”.

Ana Liseth Guzmán y Giovanni Antonio Matus, hermanos de la víctima, dijeron sentirse adoloridos, y consideraron que la sentencia hubiese sido la pena de muerte, pero como no existe en el país, están satisfechos porque al menos no le rebajaron la pena de 30 años.

Afuera del juzgado estaba ayer una gran cantidad de personas que acompañaban a la familia de Zaida del Carmen.

En otro lugar del juzgado, doña María Dalila Martínez, madre del reo, señaló que nada sabía de este hecho, y que solo le pedía a Dios que cuidara a su hijo.

Defensor pidió pena mínima

El abogado defensor Freddy Rizo pidió la pena mínima para su cliente, alegando que su representado aceptó los cargos por los que era acusado, pero la jueza del Juzgado especializado contra la violencia, Ivania Sancho, halló suficientes elementos para condenarlo a 34 años y seis meses de prisión por los delitos de violación y femicidio, de los cuales deberá cumplir solo 30 años en la cárcel. La pena máxima que establece la legislación nicaragüense.

Espeluznante relato

Según el relato del mismo Omar Antonio Aráuz Martínez, con una pala le pegó a Zaida en la cabeza, luego la amordazó y después procedió a enterrarla. Su víctima aún respiraba.