•   Bluefields/ RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Batallando con el fango que le cubría hasta los tobillos, Benjamín Dublón Salinas,  un niño de apenas ocho años de edad, luchaba por sacar del fondo de la bahía de Bluefields un pedazo de manguera,  mientras invitaba a los curiosos que lo observaban a que se sumaran a la jornada de limpieza de costas, lagos, ríos y bahías que se celebró el fin de semana a nivel nacional.

 La catedrática universitaria, Isabel Álvarez, informó que esta jornada fue impulsada en la capital de la Región Autónoma
Atlántico Sur por voluntarios del Movimiento Scouts, Cruz Roja, soldados de la Fuerza Naval y estudiantes. “También se sumaron funcionarios del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena)”, indicó.

 Conciencia infantil
Benjamín Dublón confesó a El Nuevo Diario: “Todavía no sé cantar pero ya me di cuenta de la importancia de cuidar la naturaleza porque sin ella no podríamos vivir. En mis ratos libres siembro árboles y participo en la limpieza de la costa donde hay mucha basura”.

 Al observar a Benjamín otros niños de la zona costera del populoso Barrio Beholden se sumaron a la tarea de recoger envases de plástico, vidrio y otros desechos que personas
inescrupulosas vierten en las aguas de la bahía de Bluefields.

 La destacada ambientalista y dirigente del Movimiento Scouts, Xiomara Ibarra,  se declaró indignada y preocupada por la indiferencia de muchos ciudadanos que no contribuyen a sanear la costa y más bien tiran cualquier tipo de desecho a las aguas de la bahía.

 “Parece que lo único que mueve a mucha gente es el dinero, por eso se ve poco metal en la bahía ya que lo sacan para venderlo a los negociantes de chatarra”, comentó la
ambientalista, mientras se colocaba un par de guantes para recoger desechos.

Propuestas
Juan Carlos Chavarría –un voluntario de la Cruz Roja que participó en la limpieza de la bahía- sugiere que las empresas que comercializan bebidas, compren los envases desechados. “El reciclaje es una buena alternativa para mantener limpia nuestra ciudad y la zona costera de la bahía”, apostó

Finalmente el biólogo marino, Marlon Dublón (padre de Benjamín, el pequeño ambientalista), explicó que las redes de
pescar abandonadas en el fondo de la bahía de Bluefields están fabricadas con polifenil-vinilo, un material que puede durar 100 años en degradarse.

Dublón advirtió que al entrar en contacto con mercurio y plomo estas redes desprenden sustancias tóxicas que son altamente peligrosas para los habitantes de la costa y afectan el anidamiento y reproducción de distintas especies acuáticas como camarones y peces. “Por eso no se deben arrojar al agua las redes y otros aperos de pesca”,

Recomendó y advirtió que el Marena comenzará a multar a las personas que ensucian la bahía de Bluefields.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus