•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En las próximas semanas, los usuarios de buses urbanos de Managua experimentarán el nuevo sistema de pasaje con tarjetas electrónicas prepagadas, tal como ya se hace en otras capitales como Guatemala y Panamá.

Y es que los países centroamericanos han acelerado los pasos para modernizar el transporte urbano a pesar de los múltiples problemas sociales y de seguridad en las principales ciudades.

En Guatemala, las autoridades edilicias capitalinas y los transportistas unieron esfuerzos para crear un servicio innovador conocido como el transurbano.

“Botón de pánico”

Dicho servicio, administrado por una empresa mixta, no solo contempla el pago con tarjeta electrónica, sino que incluye paradas seguras dotadas con cámaras de vídeo, una página web con información diaria sobre las distintas rutas y un “botón de pánico” conectado a unidades policiales para dar respuesta a los pasajeros en caso de un asalto. Además, los choferes andan uniformados y los buses son nuevos.

Lo importante de esto es que el nuevo servicio no significó elevar los pasajes a los usuarios.

En el caso de Nicaragua, el Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua, Irtramma, anunció recientemente el uso de las tarjetas electrónicas y los llamados buses “Premium” o diferenciados para las horas pico.

Las dificultades

Sin embargo, en ambos casos hay reacciones adversas entre usuarios y transportistas. En Guatemala, vecinos de algunos barrios se han manifestado en contra del pago a través de tarjetas, aduciendo que las máquinas validadoras “les roban”.

Mientras, en Nicaragua cooperativas de buses como la “12 de Octubre” señalan que el sistema de pago se ha hecho de forma inconsulta.

Leonel Orozco, presidente de la cooperativa, señaló que el anuncio del nuevo sistema de pago se dio en medio de anomalías de parte del Irtramma, como por ejemplo, el hecho de que a siete cooperativas les redujo en un 20% la cuota de combustible subsidiado.

Las dudas

En El Salvador, otro país que impulsará el pago electrónico en marzo, algunos agremiados del transporte se resisten a aceptar esta nueva forma de pago, bajo el argumento de que no está claro cuál es la empresa que recolectará el dinero de los pasajeros.

Sin embargo, a pesar de estos escollos, los planes de modernización siguen adelante. En El Salvador, unas 200 unidades del municipio de Santa Tecla, que forman parte del programa de pago electrónico, fueron revisadas la semana pasada, sobre todo el sistema eléctrico, como requisito previo a la instalación de los aparatos para el sistema de tarjeta.

La experiencia guatemalteca

En Guatemala, la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos, AEAU, cambió el formulario de contrato de servicios para el Sistema Integrado Guatemalteco de Autobuses, SIGA, para cumplir con el Amparo Provisional que emitió el Juzgado Sexto de Primera Instancia Civil, el cual le ordena abstenerse de exigir a los usuarios documentación y datos personales sensibles.

Los inconformes reclaman que, además, las tarjetas prepago no son gratis, sino que ahora tienen un costo de Q5 (C$15.46). Además, afirman que desconocen dónde se recargan, y aseguran que los lectores electrónicos instalados en las unidades cobran de más.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus