•  |
  •  |
  • END

El ex vicesuperintendente de pensiones, Cairo Amador, advirtió ayer que como va, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) colapsará dentro de pocos años. El ex funcionario alertó que el gobierno está “engrosando” al INSS con pensiones no contributivas y decretos, y eso es “un grave problema” para la salud financiera de la institución.

Entre tanto, sindicatos y jubilados coincidieron en que ya están colocando el tema en sus agendas de trabajo para incidir y evitar que el INSS siga como “caja chica” del Ejecutivo.

Amador refirió que a finales de 2007 las reservas del INSS se cuantificaban en 6,800 millones de córdobas. Cifra “insuficiente” para sostener las pensiones del país.

“Ahora vemos que el presidente (Daniel Ortega) lleva la tendencia de dar pensiones no contributivas, es decir, no es un caso aislado, y eso generará indudablemente una crisis en el Seguro Social. Eso es algo que debería preocuparnos porque es una situación delicada, ya que ni el Estado ni el gobierno deben utilizar los recursos del INSS para otros menesteres que no sean los de los pensionados”, refirió.

Usan fondos para fines partidarios
Mientras tanto, Antonio Jarquín, del Congreso Permanente de Trabajadores (CPT), indicó que se oponen a que la Presidencia utilice los fondos del INSS para sus objetivos partidarios y para otorgar pensiones de gracia.

“Para eso está el Presupuesto General de la República, de allí es de donde debería salir el dinero para las casas para el pueblo, para Sor Emilia que tiene méritos para recibir su pensión y para los lisiados de guerra, no del INSS”, insistió.

En ese sentido, dijo que no se quedarán de brazos cruzados. “El próximo viernes vamos a reunirnos los compañeros del CPT y vamos a tocar ese tema pues no podemos seguir permitiendo que continúen vaciando el INSS”, reiteró
Jubilados piden explicaciones
El NUEVO DIARIO intentó conocer la posición de los líderes del progubernamental Frente Nacional de Trabajadores (FNT), pero no se localizó a ninguno.

Por su parte Donald Castillo, presidente de la Red de Adultos y Adultos Mayores de Nicaragua, adelantó que están preparando una carta al presidente ejecutivo del INSS, Roberto López, para que explique porqué están otorgando pensiones a gente que no cotiza echando mano de las reservas del INSS.

“Eso es algo en donde queremos repuesta porque no es justo que 53 mil cotizantes no reciban pensión porque supuestamente no hay dinero, y luego ver que dan pensiones de gracia a personas que nunca han cotizado, eso, ¿cómo se explica?”, mencionó.

Entre tanto, el ex procurador de Derechos Humanos y actual representante de los adultos mayores, Benjamín Pérez, dijo que el próximo primero de octubre, Día Internacional de los Adultos Mayores, tocarán el tema del INSS ante los diputados locales.

“Si los parlamentarios nos dan espacio lo haremos, porque el asunto es que vemos al INSS actuar con discrecionalidad cuando debe actuar apegado a la Ley. Es decir, no puede otorgar pensiones a discreción, debe otorgarlas conforme la Ley, y eso no se está viendo, pues las pensiones de gracia deben pasar por la Asamblea Nacional no por el INSS”, comentó.

Wálmaro ve todo bien
El primer vicepresidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del Parlamento, el sandinista Wálmaro Gutiérrez, sin embargo, enfatizó que el INSS actúa apegado a derecho.

“Hoy más que nunca la entidad cuenta con un marco regulatorio. Está normado en su accionar, contrario a 16 años atrás. Así que son lamentables esas reacciones y el que las usa se las imagina”, sostuvo.

El parlamentario aclaró, por otro lado, que el déficit que arrastra el INSS es heredado. “Éste se viene arrastrando desde los años 90, no es de ahorita, y no es por la pensión de Sor Emilia que el INSS se va a desestabilizar. Es más, en la última comparencia del presidente ejecutivo del INSS (Roberto López), en la Asamblea Nacional, se conoció que la institución tiene estabilidad en términos financieros, él mostró un balance de liquidez, inclusive, estamos a la espera de concluir un estudio para mejorar la posición actuarial del INSS”, detalló.

Amador, de cualquier manera, sugirió aprovechar el Consejo del Trabajo para tratar el tema. Aunque destacó que éste debe analizarse de forma tripartita: gobierno, empresarios y trabajadores. “Las cosas para que funcionen deben ser consensuadas, y eso es lo que se debería buscar en el Consejo”, aconsejó.