•  |
  •  |
  • END

La presidenta ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Dra. Vilma Núñez de Escorcia, quedó tan decepcionada de las declaraciones que brindó la cooperante norteamericana, Dorotea Granada, sobre los movimientos pro-aborto terapéutico, que prefirió ayer no opinar sobre el tema.

Granada dijo a EL NUEVO DIARIO que esos movimientos son influenciados por los partidos de derecha y por Estados Unidos, y que sólo buscan “desestabilizar” al gobierno, justificando con ello la presión del Ejecutivo sobre dichos organismos.

Además, planteó que no representan a las mujeres pobres del país, a las que “se enlodan las uñas” para ganarse las tres comidas del día.

Núñez al respecto comentó, a través del área de Relaciones Públicas del Cenidh, que “está decepcionada e incómoda como para contestarle” a Granada. Sin embargo, recordó que la cooperante contó con el respaldo de los movimientos a los que ahora rechaza cuando fue perseguida por el ex presidente Arnoldo Alemán, quien la acusó de atender en su clínica, ubicada en Mulukukú, sólo a mujeres sandinistas y de dar cabida a miembros del FUAC, un movimiento armado implicado en robos, asesinatos y secuestros.

Incluso rememoró que ella personalmente abogó por Granada ante el ex presidente Enrique Bolaños para que revocara la decisión de Alemán, mandatario que prácticamente la expulsó de Mulukukú.

Trabajan en el gobierno, dice MAM
Entre tanto, la secretaria ejecutiva del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) y fundadora de la Red de Mujeres Contra la Violencia, Juanita Jiménez, mencionó que tanto Granada como sus acompañantes tienen derecho a reorientar sus acciones sobre la base de su afinidad política sandinista.

“Eso es parte de sus derechos individuales, pero no por ello tienen derecho a deslegitimar a otros movimientos como el nuestro. Nosotros tenemos muchos años de luchar por las mujeres, y por la independencia que tenemos también luchamos por Granada cuando fue perseguida por Alemán por su afinidad a los sandinistas”, subrayó.

Jiménez, además, destacó que las mujeres que conformaron el lunes pasado el movimiento “Blanca Aráuz” están laborando en las estructuras de gobierno. Ese es el caso, según Jiménez, de la abogada y arquitecta Isabel Castillo, quien es asesora del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE).

“Pero bueno, ellas tienen derecho a conformar los movimientos que quieran, pero repito: no tienen derecho a arremeter contra nosotras y acusarnos de partidarias políticas porque siempre hemos estado al margen de cualquier partido; además, ellas nunca han estado en nuestras filas como es el caso de Dorotea. Y en el caso de Grethel Sequeira, otra de las mujeres del nuevo movimiento, desde hace cinco años no pertenece a la Red de Mujeres Contra la Violencia”, apuntó, insistiendo que Granada y sus acompañantes “saltan” por sus vínculos gobiernistas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus