•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional debe investigar los hechos violentos registrados el pasado fin de semana en la ciudad de León y llevar a los responsables ante las autoridades competentes, reiteró el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Gonzalo Carrión, coordinador del programa de denuncias del Cenidh, aseguró que la “Policía como órgano garante del orden interno debe adoptar medidas para evitar brotes de violencia e investigar para llevar a los responsables a la orden de las autoridades competentes”.

Mientras, el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, aseguró que la institución que dirige no investigará los hechos ocurridos el fin de semana en León, y esperarán si la Policía Nacional les remite el resultado de alguna investigación al respecto.

Centeno Gómez negó que la Fiscalía haya recibido denuncia alguna sobre la violencia en León, y aseguró desconocer si alguien
pidió a la Policía alguna investigación. Ayer a través de Relaciones Públicas la Policía Nacional reiteró
que están investigando los hechos.

El Fiscal General confirmó que la institución que dirige no tiene capacidad para investigar cuando se trata de hechos de esa naturaleza. “Actuamos cuando son cuestiones de carácter social y político, esperamos que primero decida la Policía, y que se disipe la nebulosa para no estar dando palos de ciegos”, señaló.

Las consecuencias pueden ser fatales
Para el coordinador de denuncias del Cenidh, la ley debe aplicarse en igualdad de condiciones para todos. “No puede haber ciudadanos especiales que por estar en los CPC no serán reprimidos por la Policía”, señaló Carrión.

Para Carrión, lo preocupante es la consecuencia que pueden generar los hechos protagonizados en León por los simpatizantes del gobierno. “Lo nefasto sería que quieran imitar lo de León en cualquier departamento”. Carrión asegura que ello sería grave en tanto la población puede reaccionar frente a esa actuación.

El Cenidh reiteró que las personas que atacaron a la Policía el sábado pasado en León actuaron por orden expresa del presidente Ortega, quien “está poniendo en peligro la institucionalidad de la Policía”.

Para el Cenidh lo más preocupante de lo ocurrido en León es que se violentaron los derechos civiles y jurídicos de las personas que pretendían marchar cívicamente y se puso en peligro la integridad de esas personas. Pero aún más, en la cara de la Policía se consumaron delitos como el uso de los morteros. “Lo que hubo ahí fue un atropello criminal contra el orden constitucional y la seguridad de los ciudadanos”, señaló Carrión.

El funcionario del Cenidh contrapuso el hecho que un policía días atrás mató a un niño por irrespetar una señal policial, lo persiguen, violan el domicilio y lo matan, pero en León, personas armadas con morteros y palos, con alevosía enfrentaron a la autoridad constituida y no pasó nada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus