•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el año 2012, más de 50 mil indocumentados nicaragüenses que residen en Costa Rica tuvieron oportunidad de introducir solicitudes para acogerse a cuatro reglamentos transitorios de la Ley de Migración de ese país, una disposición implementada por seis meses desde mayo pasado, y que flexibiliza la documentación para tramitar cédulas de residencia y permisos de trabajo.

Sin embargo, tres de estos reglamentos vencieron en noviembre, y los permisos de trabajo caducaron el 17 de febrero de este año, dejando en la zozobra a muchos migrantes que no tuvieron tiempo de “ponerse al día”, dado que el 23 de abril empiezan las multas a los indocumentados.

El Nuevo Diario entrevistó a Quxabel Cárdenas, experta en temas migratorios y coordinadora de la Asociación Enlaces Nicaragüenses en Costa Rica.

¿Qué balance tiene de las políticas migratorias implementadas por Migración tica el año pasado?

Muy positivo, reconociendo la flexibilidad dada por la Dirección de Migración y las autoridades costarricenses para solventar dificultades que existían, sobre todo lo relacionado a la documentación nicaragüense, horarios especiales, articulación de instituciones involucradas, información y articulación con sociedad civil.

Se aplicó una regulación especial que permite entrar al 2013 con un mayor porcentaje de población migrante regularizada. Se destacó esta medida por la gran flexibilidad dada.

¿Cómo valora el trabajo de la Embajada y el Consulado nicas durante los transitorios?

El reto fue y es titánico, con pocos recursos humanos, financieros y técnicos y sin estructura adecuada. Se realizaron ajustes importantes para entregar pasaportes, partidas de nacimiento, récord policial e inscripción consular. Es importante destacar que estos tres últimos documentos se entregaron de manera gratuita por primera vez.

Sin embargo, la capacidad fue rebasada por las largas filas, lo que demostró al Gobierno central en Managua el tamaño del reto. Muchos compatriotas acudieron desesperados por obtener sus documentos, pero no tuvieron el tiempo necesario.

¿Cómo valora el papel de las organizaciones pro migrantes en el contexto de los transitorios?

Tanto las organizaciones de migrantes como organizaciones pro migrantes, realizamos una labor de información, asesoría, diálogo con autoridades y propuestas de gran importancia. Se lograron acciones unificadas como pocas veces, sin mayores recursos de la cooperación. Decenas de promotores y promotoras en voluntariado nos involucramos en una jornada intensa de más de 6 meses. Fue una jornada de derechos, de integración y de ciudadanía nicaragüense.

¿Aprovecharon los nicaragüenses indocumentados este “tiempo de oportunidad”?

La gente sencillamente se volcó. Las familias indocumentadas involucraron su dinero de uso familiar, se sacrificaron, se movilizaron. Hubo una gran solidaridad donde una persona le daba información a la otra.

 

Un año de desafíos

El año 2013 será de oportunidades para los nicaragüenses que han emigrado a Costa Rica, pero aún falta presupuesto para cedular a jóvenes que han crecido en el vecino país.

¿Cómo ve el panorama este año?

Con grandes oportunidades, pero además complejo. Se requiere, ante todo, que los diputados de Nicaragua destinen presupuesto para registrar a los miles de jóvenes nicaragüenses que no están inscritos, la cedulación de los que vinieron niños a Costa Rica. Que la cedulación se mire no como cédula igual a voto, sino como cédula igual a trabajo.

Sin decisiones estructurales y presupuestarias del Estado de Nicaragua, se seguirá atendiendo marginalmente la dinámica impresionante masiva de documentación que demanda la estadía digna y la integración de los nicaragüenses en Costa Rica. El Gobierno debe tomar muy en cuenta el enorme apoyo para la economía del país que significan las remesas que envían los trabajadores migrantes.

Se requerirá, además, de mucho entendimiento y diálogo de las instituciones encargadas en ambos países de la regulación y el flujo de los migrantes. Me refiero a mecanismos de complementariedad entre las cancillerías, Embajada de Nicaragua y Migración de Costa Rica, la Caja Costarricense del Seguro Social y el Ministerio del Trabajo tico, entre otros.