•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Ministerio de Salud, Minsa, alertó ayer sobre una epidemia de conjuntivitis en 13 municipios de cinco departamentos del país, donde los más afectados por esta enfermedad son niños menores de cuatro años y jóvenes de entre 20 y 34 años, por lo que exhortaron a la población a tomar medidas de prevención.

La primera dama y secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, anunció esta alerta en declaraciones a medios oficiales al mediodía de ayer, y precisó que los departamentos que han reportado más casos son Matagalpa, Jinotega, Managua, León y Chinandega.

“Queremos alertar a los municipios de Jinotega, Managua, Matagalpa, Siuna, Muy Muy, San Dionisio, Somoto, Achuapa, San Isidro, Matiguás, Jinotepe, Chinandega y León”, refirió.

Aunque Murillo no precisó la cantidad de afectados por conjuntivitis, señaló que en las primeras siete semanas de este año, los casos experimentaron un 9% de aumento en relación con el mismo período de 2012.

También destacó que un 66% de los casos tiene origen viral, que un 24% se debe a “otras causas”, y que un 10% es hemorrágico, la fase más aguda de la enfermedad.

La primera dama mencionó que algunas de las medidas de prevención que el Minsa recomienda son: lavarse las manos constantemente, evitar tocarse los ojos, cambiar las fundas de las almohadas con frecuencia, reemplazar los cosméticos para ojos con regularidad, y no compartirlos con otras personas; usar cuidadosamente los lentes de contacto y ponerse gafas oscuras al momento de exponerse al sol.

El Boletín Epidemiológico del Minsa, hasta el 14 de febrero o semana seis del año --disponible en el sitio web de esta institución-- refleja que hasta ese momento se habían acumulado 27 casos de conjuntivitis hemorrágica, 63 de conjuntivitis no especificada, y 165 de conjuntivitis viral. En total suman 255 casos.

Mientras, en el mismo período de 2012 se habían acumulado 21 casos de conjuntivitis hemorrágica, 19 de conjuntivitis no especificada y 184 de conjuntivitis viral, para un total de 224 casos.

 

Es primordial la higiene

La conjuntivitis es una enfermedad que consiste en la inflamación de la conjuntiva, la membrana delgada y transparente que cubre el ojo, y en la mayoría de los casos es producida por un virus, explicó el oftalmólogo Abraham Delgado.

“Este virus es endémico, anda flotando en el medio ambiente, entonces el viento y el polvo que estamos teniendo en estos momentos representan un factor que permite que incida en las personas que trabajan a la intemperie”, dijo el especialista, haciendo hincapié en que una vez que alguien adquiere la enfermedad, esta es altamente contagiosa.

En cuanto a la conjuntivitis hemorrágica, Delgado afirmó que es una variedad causada por un virus más agresivo, que provoca mayor inflamación y secreción, hasta la ruptura de los vasos que están en la conjuntiva.

Agregó que cuando la enfermedad se vuelve epidémica, se debe a que está dada por una infección viral, pero que también existe conjuntivitis alérgica y bacteriana, entre otras.

Delgado indicó que las personas afectadas por conjuntivitis deben evitar el contacto con grupos, y que, por tanto, deben ausentarse de tres a cinco días de sus centros de trabajo o de estudios, pues ese es el período más intenso de la enfermedad.

El especialista recomendó que “si ya se tiene la enfermedad se deben realizar constantes enjuagues con agua, e incluso se puede agregar sal, porque funciona como astringente y no ocasiona ningún daño, así como lavarse las manos antes y después de tocarse los ojos, y tener una toalla y un jabón exclusivos”.

Subrayó que lo más importante es la higiene constante, pero advirtió que, por lo general, la conjuntivitis está acompañada de bacterias, por lo que se hace necesario aplicar antibióticos en gotas y antiviral en ungüento.

 

Tres variedades

De acuerdo a la información suministrada por el gobierno, se ha detectado que un 66% de los casos de conjuntivitis tienen origen viral, un 24% se debe a “otras causas” y un 10% es hemorrágico, la fase más aguda de la enfermedad.