•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de organizaciones interesadas en la conservación del ambiente, retomaron una alianza para desarrollar el Programa Eco-escuelas en el departamento de Granada.

La iniciativa de carácter educativa busca despertar el interés de estudiantes y docentes sobre los daños irreversibles que las acciones del hombre provocan a los recursos de la naturaleza.

Según los promotores, este año centrarán las actividades del programa en el Instituto "Carlos A. Bravo", cuya población estudiantil es de 957 alumnos y 35 docentes.

María Ignacia Galeano, coordinadora del programa, explicó que el trabajo está enfocado en el conocimiento y valoración de la biodiversidad, y en el manejo de los residuos sólidos.

"Vamos a realizar talleres con docentes y padres de familia, charlas a estudiantes, jornadas de limpieza, giras de convivencia con el entorno, concursos temáticos ambientales, entre otras actividades.

También estamos trabajando en las estaciones de reciclaje que son una herramienta para promover el manejo adecuado de los residuos sólidos, precisó Galeano.

Iniciativa desde 2008

En Granada el programa Eco-escuelas se lanzó en 2008 con el establecimiento de una alianza entre la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Fundenic-SOS, la Alianza para las Áreas Silvestres, Careli Tours Nicaragua y Hotel Plaza Colón, en coordinación con el Ministerio de Educación.

Apostaron a ejecutar un proyecto piloto en la escuela "Pedro Joaquín Chamorro", ubicada en la comunidad rural El Diamante, a orillas del Lago Cocibolca.

El lugar fue escogido precisamente por la relevancia del Cocibolca, dijo el doctor Jaime Incer Barquero, Presidente de Fundenic.

"Tenemos un importante cuerpo de agua útil para la navegación, el riego, la pesca, el abastecimiento a la población y para el turismo… no existe un recurso más importante en el desarrollo de este país, pero debemos prestarle más atención", añadió Incer.

 

En 58 centros

El programa Eco-escuelas se ejecuta en 58 centros a lo largo de la franja del Pacífico, realizando acciones para contrarrestar el daño ambiental a una población de 22 mil estudiantes y 757 docentes.