Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Jinotega
La prisa por escapar de la lluvia obligó a cuatro jóvenes a refugiarse bajo un árbol de chilamate, y poco antes de que se desatara la tormenta, cayó un rayo entre ellos.

El fuerte estruendo asustó a los vecinos de la comunidad de Las Lomas, quienes tardaron varios segundos antes de percatarse de que los jóvenes que estaban pescando a orillas del lago Apanás, habían sido alcanzados por la descarga eléctrica.

El suceso se registró a las 2:30 de la tarde de ayer miércoles a un kilómetro y medio de distancia de las compuertas de la Planta Centroamérica, mejor conocida como El Canal, localizada a unos 8 kilómetros de la ciudad de Jinotega.

Según los lugareños, los cuatro jóvenes fueron vistos llegar montados en sus bicicletas en horas tempranas de la mañana a la orilla del lago. Ahí, la actividad de pesca se convirtió en tragedia.

Al lugar del suceso se presentaron miembros de la Dirección General de Bomberos y la Policía, quienes trasladaron a uno de los sobrevivientes hasta el Hospital “Victoria Mota”, quien aún herido contó lo ocurrido.

La tragedia
Las víctimas son los hermanos Alexis y Deyling Javier García Aguirre, de 22 y de 19 años, respectivamente, y Yordan Castro, de 25. El cuarto que se mantiene vivo es Aarón Misael Gutiérrez, de 26 años, quien presenta un hematoma en la clavícula derecha y excoriaciones en el pómulo derecho, según informó el teniente primero José Dolores Morales, jefe de la Estación de Bomberos de Jinotega.

Los cuerpos de las víctimas fueron trasladados por miembros de la Dirección de Bomberos hasta sus casas, en el barrio “Germán Pomares”.

Según los relatos de los vecinos, tras la descarga uno quedó prensado en el hueco del árbol en que se guarecía, otro yacía sentado y un tercero fue lanzado fuera de la copa del árbol, al igual que el que sobrevivió.

En el reconocimiento forense firmado por el doctor Andrés Altamirano se determina que la muerte se debió a “electro fulguración”.

Prevención y atención
El jefe de los Bomberos en Jinotega, teniente primero José Dolores Morales, recomienda que en caso de tormenta no se camine descalzo.

Si conduce vehículos, es mejor estacionarse pero no debajo de árboles ni de cables del tendido eléctrico.

Quienes caminan tampoco deben guarecerse bajo los árboles, ya que son propensos a que les caigan rayos.

También propone que la víctima de descarga eléctrica sea retirada de la fuente de electricidad o calor antes de ser atendida.

Si hay cerca algún conocedor de servicios médicos, se debe preparar a la víctima y trasladarla de inmediato a un centro asistencial.