•   Waspam, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En busca de mejorar sus condiciones de vida, indígenas de “Miguel Bikan”, comunidad del municipio de Waspam, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, han decidido elaborar sus propios Planes Generales de Manejo Forestal, para vender la madera de sus bosques en segunda transformación y no vender sus árboles a bajos a precios a las transnacionales madereras.

Así lo dieron a conocer, tras la realización de un intercambio de experiencias entre indígenas de todo Centroamérica y México, de la Alianza Mesoamericana Pueblos y Bosques.

Constantino Romel, presidente del Gobierno Territorial de Tasba Raya Wanky Twi, reconoció que el proceso no ha sido fácil, sin embargo, los frutos del trabajo han motivado a otros comunitarios a elaborar sus propios Planes Generales de Manejo Forestal, por lo que en todo el territorio ya cuentan con unos 22 Planes Generales, entre pinares y latifoliados.

“Antes vendíamos cada árbol en pie a 50 centavos, la empresa cortaba el árbol y ellos lo llevaban a la segunda transformación y ahora hemos cambiado el panorama, porque estamos vendiendo el metro cubico de pino a 14 dólares”, explicó.

Generan fuentes de empleo

El líder indígena dijo que cada plan de manejo ha llevado fuente de empleo a unas 65 familias.

Según Faustino Filipone, líder comunitario de la “Miguel Bikan”, el actual Plan de Manejo en aprovechamiento es de 490 manzanas de bosque, el cual deja beneficios de forma directa a los comunitarios porque son ellos lo que hacen todo el proceso.

Los comunitarios denunciaron que una de las principales amenazas que enfrentan es la presencia de colonos en su territorio, estimando en más de 200 el número de familias que han ingresado por el sur del río Wuaba, que corresponde a la zona núcleo de la Reserva de Biosfera Bosawas.

Estos colonos talan el bosque y hasta venden ilegalmente la madera, agregaron los comunitarios.

Otra de las preocupaciones de los líderes indígenas es la amenaza de los incendios forestales.

Romel estima que ya se han quemado dentro de su territorio unas 30 hectáreas de bosque de pinos, lo que es preocupante ya que no se han entrado en lleno en el periodo de verano.