•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Solo vamos a colar agua”, fue la frase frustrante de un pescador nicaragüense que labora en las aguas del Golfo de Fonseca. La mala pesca fue un problema que resaltó en 2011, y que en los próximos 13 meses servirá de referencia para la realización del Primer Estudio Participativo de Biodiversidad Hidrobiológica, en el que se evaluarán especies marinas de gran interés comercial en esa zona.

Como parte del estudio ejecutado por la Asociación Amigos de la Tierra España y Fundación Líder, en el marco del proyecto financiado por la Unión Europea, denominado Ecopesca, se evaluarán al menos 12 especies marinas del lugar.

Poblaciones, principales amenazas, se esperan evaluar en dicho estudio, además, se elaborarán propuestas de manejo y conservación de las especies que sean priorizadas.

Para hacer el trabajo integral se estarán tomando en cuenta todas las áreas costeras de los países que comparten el Golfo de Fonseca (Honduras, El Salvador y Nicaragua).

Trabajo en 46 comunidades

Guillermo Rodríguez, Director de Amigos de la Tierra España, indicó que son 46 comunidades que se dedican a la pesca con las que se trabajará, en Nicaragua las zonas del Estero Padre Ramos, Jiquilillo, Venecia, una parte del Estero Real y Potosí, serán evaluadas.

“Hay que conservar los recursos en las áreas del Golfo, en las comunidades de Nicaragua hay más oportunidades, pues aunque hay mucha declinación de los mariscos, hay más tierras en manos de los pescadores, que en la zona costera de los otros países no hay”, resaltó Rodríguez.

 

No hay datos oficiales

Algunos pescadores que se consultaron en 2011 ya hablaban de las disminución en su pesca, incluso, señalaron que en un día, a veces, si sacaban 5 libras de camarones era mucho, e incluso ya se habla de muerte de peces por el arrastre de los suelos.

Rodríguez agregó que en las zonas costeras de Nicaragua hay monocultivos como el maní y la caña de azúcar, y que han sabido que se están haciendo análisis de agua con regularidad.

Por su parte, Duarte Fernández, del grupo de investigación de la Universidad de Coruña, España, resaltó que hay ausencia de datos oficiales. “Hay que irlos a buscar a las propias comunidades”, refirió.

Andrés Vega, quien hace un par de años coordinó un estudio sobre los pescadores en la zona del Golfo, señaló que hay 685, la mayoría asociados en cooperativas, pero también descubrieron que otra parte se va a realizar la labor a El Salvador.