• |
  • |
  • END

Se mantiene la ocupación del Gobierno en las instalaciones de Tropigás de Nicaragua S.A. y se conoció que el precio de los tanques será el mismo este domingo, aunque el abastecimiento ahora depende de los pequeños inventarios de esta empresa y una garantía anunciada por Zeta Gas, de cubrir toda la demanda del país, pero echando mano de otros tanques de almacenamiento. La falta de gas licuado, sin embargo, ya se deja sentir en el norte del país, aunque los distribuidores de la marca “intervenida” dicen todo lo contrario.

Walter Calderón, Gerente General de Tropigás, y Efrén Báez, asesor económico de esa empresa, ayer pidieron una explicación en términos legales de todo lo actuado en la ocupación realizada la noche del miércoles. “Y nosotros les explicamos todo y les facilitamos el Decreto Presidencial”, dijo David Castillo, titular del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Castillo dijo haberles desmenuzado cada artículo, procedimiento y actuación del INE en este caso, además de leer las obligaciones que ahora debe cumplir Tropigás una vez ocupada. “Estamos en un Estado de Emergencia que confiere derechos amplios y sin límites al Estado de Nicaragua con el fin de garantizar el abastecimiento. Ese es el único fin de todo”, refirió.

“Evidentemente, que ellos no van a estar de acuerdo”, agregó, tras afirmar que el país no tendrá desabastecimiento porque todas las acciones se han enfocado en este punto y “todo marcha sobre rieles”.

Sin embargo, desde el fin de semana pasado centenares de hogares estelianos resienten la falta de gas y de cilindros de diez libras.

Ya era tiempo, dicen
Ramón Cruz y Concepción Torres dijeron que ya era tiempo de que el gobierno actuara ante los abusos que Tropigás venía cometiendo en cuanto al peso de los cilindros.

Cruz explicó que varias familias fueron sorprendidas por el desabastecimiento y tuvieron que volver a cocinar con leña y carbón, y esperan ser beneficiados con las cocinas y tanques que prometió Francisco López.

Varias familias, como la de doña Marisol Zeledón, María Elena Espinoza y Celina Bravo, ayer buscaban comprar gas licuado pero no había, sin embargo apoyaron la medida del gobierno.

Comunicado de distribuidores
Unos 200 distribuidores de gas licuado ayer dijeron todo lo contrario en un comunicado, pues aseguran que el abastecimiento está asegurado y nunca hubo el desabastecimiento que mencionara el mismo Calderón, el gerente general de Tropigás, en una carta enviada al INE.

“Somos enfáticos al asegurar que en la cadena de distribución del gas licuado de petróleo de la marca Tropigás no ha existido ni existe desabastecimiento alguno, y que por el contrario el producto está fluyendo con normalidad a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional”, reza el documento.

Ellos dejan entrever que su fuente generadora de empleos está en peligro y por eso confían en que la situación sea superada a corto plazo, para “sentir nuevamente la tranquilidad”, por eso exhortan a las autoridades a que permitan a esta empresa de 55 años de tradición seguir operando libremente, pues representa una importante fuente de empleo para mucha gente.

La oferta de Zeta Gas
Julio Guadamuz, vocero de Zeta Gas de Nicaragua S.A., ayer dijo a EL NUEVO DIARIO que ante cualquier problema de abastecimiento su empresa está lista para importar cualquier cantidad de gas licuado que se demande a nivel nacional, nomás que demandan una mayor capacidad de almacenamiento.

“Tenemos la capacidad para abastecer el mercado nacional. Sólo pedimos el gas a Guatemala y ya”, aseguró Guadamuz el jueves, al confesar que ni ellos ni otras gaseras tienen la capacidad de almacenamiento que tiene Tropigás en Nicaragua.

Por esa razón, desde este martes hicieron gestiones para importar cinco pipas con capacidad de unos 10 mil galones de gas licuado, para llenar este jueves los inventarios del plantel central de Tropigás, ubicado sobre La Cuesta del Plomo, en Managua, adicionales a las tres pipas que traen desde Guatemala. Esas pipas debieron llegar ayer, según dijo.

“Recibimos un llamado de parte del ingeniero David Castillo, en donde nos solicitaba la posibilidad de abastecer en caso de que la empresa Tropigás provocara el desabastecimiento. Nosotros le hicimos ver que estamos anuentes al igual que en las ocasiones anteriores para apoyarlos a fin de evitar desabastecimiento. Incluso, para evitar un incremento en el precio que afectaría aún más el bolsillo de los nicaragüenses”, declaró el vocero de Zeta Gas.

Con cilindros de Tropigás
“En los plantes nuestros de llenado tenemos que duplicar y triplicar también las labores de los trabajadores, porque vamos a llenar los cilindros de esa marca para evitar el desabastecimiento… y los distribuidores de Tropigás que no estén siendo abastecidos pueden ser abastecidos en nuestros planteles”, expresó, al revelar que ya han llenado unos 800 cilindros de Tropigás.

Explicó que si bien es cierto los costos de importación y operación han incrementado, existen pequeños márgenes de utilidades para seguir en el mercado, por lo que “la actitud de Tropigás no creo que sea la mejor, yo creo que debió medir las consecuencias de crear un desabastecimiento en las condiciones actuales del país. Creo que no es conveniente afectar el bolsillo de los consumidores”, opinó Guadamuz.

Los mismos precios
EL NUEVO DIARIO conoció que este domingo se mantendrá el precio que tienen los cilindros desde el pasado 14 de septiembre. El costo del tanque de 100 libras, ya sea en mezcla de butano o propano, se conserva en un mil 220 córdobas con 25 centavos en el caso de la capital, donde están los precios más baratos del país.

El tanque de mayor demanda (25 libras), que está exento de IVA e integra la canasta básica, también se mantiene en 265 córdobas con 25 centavos. El cilindro más pequeño, 10 libras, también está exento de impuesto y en Managua se seguirá cotizando en 106 córdobas netos.

Según datos del INE, el país diario consume 80 mil galones de gas, de los cuales Tropigás importa unos 50 mil. Sin embargo, hasta la tarde de este miércoles apenas sus inventarios reflejaban 130 mil galones de reserva para tres días como máximo.