•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La imagen de su boda, vestida de blanco con un escote provocativo, en un traje diseñado por Yves Saint Laurent la catapultó a la fama. Durante los años 70 no hay revista en el mundo que no quisiera tenerla en su portada.
Fue un sex symbol global, pero Bianca Jagger eligió otro estilo de vida, dejó atrás la farándula y apostó por la promoción y defensa de los derechos humanos.
En los 90 intervino en el conflicto bélico en Bosnia para salvar a 22 niños. Fue una guerra que duró más de tres años y causó cerca de 100 mil víctimas entre civiles y militares.
En esa ocasión personalmente ayudó a dos de ellos: Sabina y Mohamed, cuando la zona estaba sumida en la guerra y la población musulmana era masacrada por los serbios. Gestionó visados, habló con hospitales, hizo todo para salvarlos. Finalmente solo Mohamed sobrevivió.
Bianca Jagger es la fundadora y presidenta de la Fundación Bianca Jagger Para la Defensa de los Derechos Humanos, BJHRF, Embajadora de Buena Voluntad del Consejo Europeo, y Miembro del Consejo de Liderazgo del Directorio Ejecutivo de Amnistía, entre otros importantes comités mundiales.
Durante su estadía en Nicaragua concedió una entrevista a El Nuevo Diario.
En el 2000 fue una de las principales defensoras en el caso de Gary Graham, un joven negro condenado a muerte por un crimen que no cometió.
A pesar de su lucha y que ocho de nueve testigos negaron que el joven fuera culpable, finalmente lo ejecutaron. Ella presenció su muerte y fue la última persona en hablar con él.
Durante más de tres décadas, Bianca Jagger, nicaragüense, ha abogado por los miembros más vulnerables de la sociedad, niños, mujeres, los pueblos indígenas y condenados a muerte.
Ha hecho campañas por los derechos humanos, las libertades civiles, la paz, la justicia social y la protección del medio ambiente en todo el mundo. La defensa de Bosawas, Reserva de la Biosfera, es una de sus luchas actuales.

 

Bianca Jagger, del espectáculo a los derechos humanos

Vestida totalmente de negro. Chaqueta, blusa, pantalón, acompañados de un chal del mismo color y un bastón con el que se ayuda por un accidente temporal en una de sus piernas, Bianca Jagger llega con unos minutos de retraso a la entrevista.

Antes llama por teléfono para disculparse porque el tráfico de la Carretera a Masaya está congestionado. Se quita sus lentes oscuros y sonríe. Por momentos se le ve tímida, pareciera nerviosa, a veces sonríe y en otros la mirada se le pone llorosa.

Se esfuerza por controlar lo que se cuenta de ella, manda su propia biografía y no le gusta hablar de su vida privada. Pero se justifica asegurando que es porque su vida no es tan extravagante y hay problemas más importantes que tratar. Por un par de horas deja de ser huidiza y acepta recordar parte de su vida.

Bianca Jagger fue, por nueve años, durante su matrimonio con el líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, parte de la farándula mundial.

Pero de eso no le gusta hablar. Hace ya muchos años que cambió el mundo del espectáculo para centrarse en usar su fama en la defensa de los menos favorecidos de cualquier rincón del mundo. Decidió utilizar su popularidad para llamar la atención por temas más importantes como la abolición de la pena de muerte, la deforestación, los derechos de los niños, indígenas y la defensa de las mujeres.

Su nombre de soltera es Bianca Pérez Macías. Nació en Managua el 2 de mayo de 1950. De su infancia recuerda los viajes que hacía con sus padres para vacacionar por el campo, las montañas de Matagalpa y las playas del Pacífico de Nicaragua.

“También tengo vivos recuerdos de cuando participé en las manifestaciones contra Somoza, de habernos escondido en una iglesia y que llegó mi padre a sacarme de ahí porque era muy raro que una estudiante del Colegio La Inmaculada participara en eso”, comenta.

Tiene muchos recuerdos. Se queda callada. Los ojos se le ponen vidriosos y dice que le da tristeza recordar a sus padres y a su hermano porque ya están muertos.

¿Por qué decide irse a Francia a estudiar Ciencias Políticas?

Siempre tuve la intención de jugar un papel político, me imagino que gracias a mi madre desarrollé una conciencia social desde niña y pensaba defender los derechos humanos. Estaba consciente de lo que significaba vivir bajo el yugo de la dictadura de los Somoza. Estudiar Ciencias Políticas me pareció que era lo ideal. Salí de Nicaragua con una beca del Gobierno francés, allá aprendí a hablar el idioma. Al principio fue difícil porque me atemorizaba hasta salir del hotel, nunca había estado sola, era una niña protegida.

Y de repente pasa de ser una estudiante universitaria a una de las mujeres más famosas del mundo...…

A veces hay cosas inexplicables. Vos sabes que no me gusta hablar de Mick (Jagger).

Pero, ¿cómo lo conoce?

Fui invitada por un amigo mío a una recepción pequeña que había para él y fue, lo que dicen, amor a primera vista.

¿Sabía quién era él?, ¿lo conocía?

No lo conocía. No era ni siquiera seguidora de los Rolling Stones. Siempre había sido fan de música clásica, mis gustos son más eclécticos. Me gusta la música clásica, blues, india, latinoamericana. No estaba muy interesada en el rock and roll.

Fue amiga de estrellas del cine, la moda, la televisión, ¿cómo se sintió en ese mundo?

Me sentí fuera de lugar en el mundo del rock and roll.

¿Por eso dejó ese mundo?

Mi matrimonio fue un paréntesis, mi divorcio coincidió con la caída de Somoza y el triunfo de la Revolución. Es ridículo pensar que de pronto me interesé por Nicaragua. Simplemente retomé lo que me interesaba en la vida.

Bianca Jagger se convirtió en una defensora de derechos humanos. Pero no se quedó simplemente en discursos sino que ha visto la muerte y el sufrimiento de cerca. La primera vez fue en 1981 cuando visitó el campamento de refugiados salvadoreños de la ACNUR en el poblado de Colomoncagua, en Honduras.

Los escuadrones de la muerte salvadoreños cruzaron la frontera y entraron a un campamento en territorio hondureño. Cuarenta hombres con los rostros cubiertos, vestidos con algunas prendas del Ejército salvadoreño y armados con M-16 se llevaban a unos 35 refugiados como rehenes posiblemente para matarlos. Les amarraron los pulgares detrás de la espalda como acostumbraban hacerlo. Decidieron seguirlos, aunque lo único que tenían eran cámaras. "Por una media hora, caminamos por una quebrada. Venían niños y las mujeres de los refugiados con nosotros", recuerda.

Bianca y los demás les gritaban que los iban a denunciar al mundo. De repente los hombres se voltearon y los apuntaron con sus armas. "Nosotros gritamos que nos tendrían que matar a todos", dice.

Por alguna extraña razón que nunca se explicaron, aquellos armados dejaron libres a los refugiados.  Ella decidió denunciar ante el Congreso de Estados Unidos el peligro de la regionalización del conflicto en Centroamérica.

¿Sintió miedo?

Claro. En circunstancias como esas, el miedo me llega después cuando reflexiono de lo que pasó y lo que pudo haber ocurrido. Pero en el momento pienso que se están jugando otras cosas más importantes.

Pero después llegó a salvar a 22 niños en Bosnia...…

No los rescaté a todos. Ayudé personalmente a salvar a dos niños. Eran Sabina y Mohamed a los que conocí en 1993, cuando Bosnia estaba sumida en el conflicto y la población musulmana era masacrada por los serbios. Sabina, de 12 años, tenía leucemia y Mohamed, de 8, una perforación en el corazón conocida como “síndrome del corazón azul”. Yo traté de sacarlos de Bosnia, aunque era muy complicado. El problema era que de Tusla no se permitía la entrada ni salida de aviones o helicópteros que no fuesen de la ONU y ellos negaron el uso de sus helicópteros para evacuarlos.

¿Fue un proceso largo y doloroso?

Después de varias semanas logré transportarlos con protección de tanques británicos que nos escoltaban. A ella (Sabina) la llevábamos grave, con suero, sangrando de la nariz. Su tipo de leucemia tenía un 80% de probabilidad de salvación, pero cuando logramos llegar a Croacia y pasar el fuego cruzado le da una hemorragia cerebral. Ella era feliz, aunque yo no hablaba su idioma nos hacíamos entender y con una cámara los grababa y los dos niños se ponían felices. Pero a ella la vi poco a poco marchitarse como una flor. Cuando le tuve que explicar que no nos podíamos ir a América, perdió la esperanza y murió.

Esta entrevista es muy difícil --hace una pausa y se queda en silencio--, Mohammed se quedó a vivir un año conmigo, conseguí que lo operaran, traje a sus padres, después ellos se fueron. He estado en contacto con él, aunque se me ha perdido, estoy pensando en ir a buscarlo.

En el 2000, Gary Graham un joven negro condenado a muerte por homicidio la invitó a ser testigo de su ejecución. ¿Cómo fue ese momento?

Solo historias tristes me estás preguntado. (Sonríe) Amnistía Internacional me pidió que luchara por él, porque lo acusaban y ejecutarían aunque no tenía 18 años cuando cometió un supuesto crimen del que era inocente. Lo ejecutaron basados en un solo testigo, cuando ocho decían que no había sido culpable. La verdad que fue uno de los momentos más difíciles de mi vida ver el asesinato legal de una persona que yo estaba segura que era inocente.

A ellos se les permite hablar, pero en su caso empezaron a ejecutarlo cuando estaba hablando. Yo fui la última que habló con él y siempre dijo que iba a resistir. Lo habían golpeado. Sus últimas palabras se me quedaron grabadas en la mente.

¿Cómo se ha sentido con casos tan impactantes?

Pienso que la fama implica deberes y responsabilidades. Yo decidí en un momento dado de mi vida, que iba a usar mi voz, el acceso a los medios de comunicación, para denunciar los abusos contra los derechos humanos y defender casos específicos...

La prensa no entiende por qué no me gusta dar entrevistas sobre mí, y es que yo no soy importante como las causas, aquellos para quienes podemos cambiar sus vidas llamando la atención sobre lo que está sucediendo.

Amistad con Warhol

Bianca Jagger fue una de las más cercanas del famoso artista plástico, cineasta y pintor Andy Warhol, que desarrolló el pop art. "Fue un amigo entrañable, me enseñó mucho sobre el arte, sobre el cine, sobre sus ideas”, recuerda.