•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La coordinadora nacional de ONU Mujer Nicaragua, Isolda Espinoza, explicó ayer que la “principal brecha” que tienen que romper las mujeres antes de entrar al mercado laboral es la “asignación social de los roles de género”.

“A pesar que cada vez más las mujeres han ido peleando espacios que las han llevado a incorporarse al mercado laboral, aún hay muchas mujeres que no entran a la fuerza laboral”, dijo.

En ese sentido, mencionó que estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, indican que el 70% de los hombres en capacidad laboral tienen trabajo, en el caso de las mujeres solamente el 40%.

“En muchos casos vemos que a las mujeres no las contratan simplemente por ser mujeres, porque no las consideran igual de aptas para determinados cargos”, mencionó. Sin embargo, reconoció que ha habido algunos avances aunque son “más lentos de lo que se necesita”.

Durante un coloquio organizado por el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, la representante de ONU Mujer Nicaragua informó que aún se necesita que las mujeres busquen insertarse en educación técnica y en oficios “que generalmente se asocian a hombres”.

“El trabajo de las mujeres no puede quedar limitado a amas de casa, que muchas veces no es ni valorado dentro de la misma familia, porque es una limitante para su desarrollo. Deben haber oportunidades de elegir lo que quieren ser”, manifestó.

Exigen mejores salarios

Por su parte, Sandra Ramos López, Directora Ejecutiva del Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, expresó que las desigualdades laborales entre hombres y mujeres se mantienen.

“Esas brechas de género se mantienen en el mundo laboral, debemos luchar que por igual trabajo debemos devengar igual salario que un hombre. Por eso pedimos al Estado que implemente políticas de empleo para nosotras”, dijo.

Expuso el caso de mujeres que han ido a estudiar carreras técnicas como soldadura, y sus propios maestros les han dicho que “eso es de hombres”.

“No podemos limitar a las mujeres a la repostería, cocina, belleza, o de mesara, como los únicos estudios técnicos disponibles”, indicó.

Ramos López mencionó que el Gobierno de Nicaragua ha aprendido a darles su espacio a las mujeres en el campo con la creación del bono productivo.

“Ya no solo los hombres manejan el ganado, esa es una forma de incentivar el crecimiento de las mujeres, pero también en las ciudades el Gobierno debe apoyarnos”, explicó.

En tanto, Espinoza reconoció que han sido las mismas mujeres las que han cambiado su mentalidad, porque “en los hombres no ha habido mayores transformaciones”.

“Los hombres deben entender que como las mujeres hemos cambiado, se requiere una masculinidad diferente, más humana, basada en relaciones justas”, mencionó.

 

"A pesar que cada vez más las mujeres han ido peleando espacios que las han llevado a incorporarse al mercado laboral, aún hay muchas mujeres que no entran a la fuerza laboral".

Isolda Espinoza
Activista