•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando sea elegido el nuevo sucesor de Pedro “habrá un solo Papa”, enfatizó ayer el Obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, para descartar las alusiones a “dos Papas” que han hecho medios de comunicación a nivel internacional.

Báez insistió en las palabras pronunciadas por el papa Benedicto XVI en vísperas de su renuncia, cuando dijo: “Voy a ocultarme al mundo”.

“Hay que tomarse en serio lo que él dijo”, agregó Báez en alusión a las palabras del que ahora es Papa emérito.

“Creo que no lo veremos ni oiremos más en público, y el Papa que sea electo será el sucesor de Pedro, y habrá un solo papa”, expresó el Obispo Auxiliar de Managua, al finalizar la misa dominical en la Catedral Metropolitana.

El Papa emérito

Benedicto XVI decidió personalmente seguir con el título de “Su Santidad Benedicto XVI”, o “Papa Romano Pontífice emérito”. También decidió seguir vistiendo de blanco, como el nuevo papa y no de negro como los cardenales, lo cual levantó una serie de interpretaciones en la prensa extranjera.

Asimismo, su anillo papal no fue destruido, sino solo anulado. Anteriormente, cuando los papas han muerto, la tradición ha sido que los hacen pedazos con un martillo de oro y marfil, y con esos restos se construye el anillo del próximo Papa.

Los anillos papales se destruyen a la muerte del pontífice porque, antiguamente, los papas sellaban con ese anillo los documentos pontificios. Se destruían para que nadie pudiese usarlos ilegalmente, firmando documentos falsos.

Orar por la elección del nuevo Papa

Por su parte, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, pidió orar por la elección del nuevo Papa, y manifestó que el Espíritu Santo se encargará de elegir a un “hombre santo, misionero por excelencia” y que tenga la fuerza de llevar la Iglesia en estos tiempos del mundo.

Báez y Brenes acompañaron ayer al nuevo Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu, en su primera misa ofrecida en la Catedral Metropolitana, donde fue recibido con aplausos y saludos de todos los feligreses que llenaron la iglesia.

 

Primera misa del Nuncio

Con una lluvia de aplausos fue recibido el Nuncio Apostólico para Nicaragua, monseñor Fortunatus Nwachukwu, quien ofició su primera misa ante los managuas en la Catedral Metropolitana.

“Me siento verdaderamente acogido, eso me facilita instalarme en este país”, dijo ante los medios de comunicación que esperaban sus declaraciones.

El nuncio se mostró accesible con los periodistas y opinó sobre el tema fronterizo entre Nicaragua y Colombia, y en la renuencia de este último país a reconocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia.

“Naturalmente nosotros estamos a favor de un diálogo”, fue lo que dijo Nwachukwu sobre el problema con Colombia.

Sede vacante

Por otra parte, Nwachukwu explicó que un nuncio es el que representa al Santo Padre y a la Santa Sede, pero aclaró que en estos momentos, cuando hay “sede vacante”, representa “la presencia del Colegio de los Cardenales” y tiene que mantener la unidad de la Iglesia católica a nivel universal.