•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El profesor Marvin García, del municipio de San Marcos, se formó en la fila que se prolongaba en las afueras de un banco de Jinotepe para cobrar el bono solidario que reciben los empleados públicos ubicados en la escala salarial más baja; a excepción de ocasiones pasadas, esta vez llegó preocupado porque no sabe si será la última vez que recibirá ese beneficio.

“Yo sé que el bono se da gracias al apoyo de la cooperación venezolana, y ahora que el comandante (Hugo Chávez) murió no sabemos qué pasará y si este seguirá siendo entregado, porque es de gran ayuda para nosotros”, manifestó García.

Hasta el momento nada se ha dicho oficialmente sobre descontinuar el bono que reciben los trabajadores del Estado y se ha insistido que se mantiene.

Los trabajadores estatales que la mañana de ayer acudieron a cobrar los C$750 que el gobierno otorga a los empleados públicos con sueldos menores a C$ 5,500 también manifestaron la misma preocupación.

Un recolector de basura de la Alcaldía de Jinotepe, que solo quiso identificarse como Juan, afirmó que para cobrar el bono solidario tiene que hacer grandes filas y esperar horas, pero que prefería eso a que se lo quitaran.

“Pago luz y agua”

“Es un proceso muy cansado, pero sería peor para nuestros hogares no tenerlo, en mi caso me sirve para pagar luz y agua”, indicó.

Magda Rosales, trabajadora del Ministerio de Educación de Carazo, indicó que con el bono de C$750 que recibe cada mes ha logrado pagar las deudas que tenía con una institución financiera, y que si se los quitan la situación se le pondrá más difícil.

“Yo sé que el bono el gobierno lo entrega gracias a la ayuda que el presidente Hugo Chávez enviaba a Nicaragua, ojalá que ahora que él no está, el gobierno siempre lo siga entregando”, indicó la trabajadora con cierto temor.  

El bono solidario es pagado con recursos de la cooperación venezolana, se estima que unos U$59.4 millones se utilizan para el pago a más de 165,943 trabajadores estatales.