•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y presidente de su Consejo Permanente, Denis Moncada, propuso ayer que en la próxima Asamblea General que tendrá lugar el día 22, haya un debate sobre la reforma de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Nicaragua propone que la OEA, “sobre la base de propuestas que presenten los Estados parte de la Convención, elabore un proyecto de enmiendas a la Convención Americana sobre Derechos Humanos y, previa consideración de los mismos, lo someta en el segundo semestre del 2014 a la consideración de la Asamblea General”.

El borrador de resolución introducido por Nicaragua, que fue publicado ayer en la página oficial de la OEA, pretende que se abra el debate sobre la reforma de la Convención, en la Asamblea Extraordinaria del día 22 de marzo, cuyo objetivo es, por el contrario, finalizar el proceso de reforma y fortalecimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El jefe de gabinete de la Secretaría General de la OEA, Hugo de Zela, comunicó, durante una reunión del Consejo Permanente con las organizaciones de la sociedad civil celebrada en Washington, que el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, pretende que los diálogos sobre la reforma de la CIDH finalicen en la próxima Asamblea.

¿Apoyo de Insulza?

“La Asamblea General prevista para el 22 de este mes debería ser el fin de este proceso de fortalecimiento; se ha hecho ya un gran progreso. Y el fortalecimiento que todos queremos se conseguirá adoptando en la Asamblea del día 22 las decisiones (...) de manera tal que con la finalización del proceso de fortalecimiento podamos lograr los objetivos”, dijo De Zela en nombre de Insulza.

De Zela no se refirió directamente a la iniciativa de Nicaragua, pero la impresión de las organizaciones asistentes a la reunión del Consejo Permanente es que el Secretario General no es partidario de prolongar el debate sobre la estructura de los derechos humanos en la organización.

Las organizaciones de la sociedad civil mostraron de manera unánime su preocupación ante el borrador de resolución de Nicaragua que, según denunciaron, no se les notificó de manera oficial, y del que tuvieron noticia por su publicación en la página web de la OEA.