•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desconectar los electrodomésticos cuando no se estén utilizando y reemplazar las bujías amarillas (incandescentes) por las blancas de menor consumo ayuda a ahorrar energía.

Son dos recomendaciones que hasta ayer no sabía María Virginia Meneses, estudiante de sexto grado del Colegio “Rigoberto López Pérez”.

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Eficiencia Energética, el Ministerio de Energía y Minas, en coordinación con el de Educación, impartieron ayer un foro sobre energías renovables y el uso responsable de la electricidad, a más de 400 estudiantes de primero a sexto grado de Primaria de dicho centro educativo.

Según el secretario General del MEM, Donald Espinosa, el objetivo de esa actividad, además de celebrar es promover la eficiencia energética y ahorro de energía a través de la educación, buenas prácticas y uso de tecnologías limpias.

“Hemos trabajado desde el 2009 con el Ministerio de Educación y otras instituciones. Se ha logrado que en el pénsum de los niños se incluyera la materia de Eficiencia Energética hasta quinto grado de primaria”, dijo el funcionario.

Zury Ramírez cursa el tercer año de bachillerato en ese colegio y no llegó a recibir esta nueva materia. Sin embargo, aseguró que es un tema que le resulta interesante y por eso llegó a la actividad.

“Es bueno que los niños sepan desde chiquitos cómo ahorrar luz para que en la casa no se derroche la energía y la factura salga barata”, dijo la adolescente de 14 años.

15 años promoviendo ahorro

El Día Mundial de la Eficiencia Energética se celebra cada 5 de marzo desde 1998, fecha en que en Austria, sede de la primera conferencia internacional de Eficiencia Energética, más de 350 expertos y líderes de 50 países se reunieron entonces para discutir cómo enfrentarse a la crisis de energía.

Según explican los expertos del Ministerio de Energía y Minas, el uso eficiente de la energía permite consumir menor cantidad de recursos y de dinero, reducir la contaminación y prolongar la vida de los recursos utilizados.