• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La Procuraduría General de la República informó que Zoilamérica Narváez pidió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, pusiera fin a su demanda en contra del Estado de Nicaragua por falta de justicia en el caso de la supuesta violación realizada contra su persona por parte de su padrastro Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua.

Zoilamérica Narváez envió una carta dirigida a Santiago Cantón, Secretario de la Cidh en Washington donde explica su petición argumentando que partidos políticos han utilizado su caso lo cual le afectado a ella y le ha causado un enorme perjuicio a su familia.

El documento, leído por el Procurador General de la República, Hernán Estrada, dice que Narváez solicitó además que se archive el expediente de su caso y agradece a la Cidh por la ayuda brindada, pero solicita que respeten su decisión por que la hace en pro de la paz.

“Pongo fin de manera amistosa a la demanda y petición interpuesta por la suscrita ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y he tomado la decisión de encontrar una solución con el afán de llevar a la sociedad nicaragüenses, un ejemplo a los hermanas y hermanas sobre la capacidad que a través de un verdadero dialogo que lleve al entendimiento y a la reconciliación, pido a esa honorable Comisión que archive el expediente solicitando la confidencialidad sobre mi decisión a fin que la publicación que la misma no afecte mis derechos conforme al artículo 41 numeral cinco de la comisión”, señala parte de la misiva enviada por Narváez y publicada en el portal Pueblo Presidente.

El caso
En mayo de 1998 Narváez acusó a Daniel Ortega, máximo líder del partido FSLN, por presuntos abusos deshonestos, violación y acoso sexual en contra de su persona, acto que según ella sufrió por muchos años.

La querella la interpuso ante la juez primero de distrito del crimen, Martha Quezada quien remitió el expediente a la Asamblea Nacional cuando Ortega se amparó en su inmunidad para no ser procesado.

En el expediente de la denuncia Narváez expuso que Ortega supuestamente la violó y abusó sexualmente desde la edad de los 11 años hasta cumplir 19.

En el 2001 la jueza primero de Distrito del Crimen, Juana Méndez, desestimó los cargos afirmando que el delito había prescrito.

Narváez es hija de Rosario Murillo y fue adoptada por Ortega, pero al realizar la denuncia Zoilamérica optó por quitarse el apellido de su padrastro y recuperar el de su padre biológico.

“Para los delitos que denuncié y que constituyen un proceso de 19 años de abusos deshonestos, violaciones sexuales diarias y acoso sexual que sólo terminó cuando hice la denuncia, no existe prescripción”, señaló en el 2001 Narváez, cuando expresó recuperaría el apellido de su padre, porque consideraba una afrenta llevar en sus documentos el de un supuesto ofensor sexual.

En octubre del 2001, la Cidh emitió un informe donde confirmó la admisión de las denuncias hechas por el CENIDH contra el Estado de Nicaragua, por la retardación de justicia en el caso de las denuncias de Narváez.