•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Martha Maradiaga tiene 33 años y dos de estar divorciada. Ayer celebró “a su manera” por primera vez el Día Internacional de la Mujer. Sonriente, vistiendo camiseta blanca, con ajustada falda bluyín y un copioso sombrero, dijo sentirse feliz de “celebrar y defender la dignidad de la mujer”.

“Me siento feliz de estar aquí en Managua marchando para defender y celebrar el hecho de ser mujer”, dice esta fémina madre de cinco hijos, y proveniente de una comunidad rural de Pueblo Nuevo, Estelí.

Maradiaga encabezó una de las comparsas más llamativas de la marcha convocada por diversas organizaciones de mujeres de Nicaragua. Se trata de un grupo de 50 campesinas de distintas comunidades de Estelí que marcharon junto a decenas de mujeres para celebrar y exigir sus derechos.

Maradiaga afirmó que su exesposo no la dejaba salir a diversas actividades, como la marcha celebrada ayer.

“Tenía que pedirle permiso”, dice con una sonrisa tímida, mientras el resto de sus compañeras ríen. “Pero ahora soy absoluta y por eso me vine”, agrega para callarlas.

Ocho muertas

La directora ejecutiva del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, Juanita Jiménez, valoró el proceso de lucha femenina en el país como “contradictorio”.

“Por un lado tenemos enormes avances, como la promulgación de una Ley de Igualdad de Oportunidades y la Ley contra la Violencia hacia las Mujeres, pero en la práctica vemos que la situación de la mujer no ha cambiado”, indicó.

En ese sentido, mencionó que hasta la fecha contabilizan ocho mujeres asesinadas por sus maridos, exesposos y novios en lo que va del año. De estos casos, solo uno de los hombres ha sido enjuiciado, porque el resto no fue acusado o está huyendo de la justicia.

Según el informe anual 2012 de la Red de Mujeres contra la Violencia, el año pasado fueron 85 las mujeres asesinadas; nueve más que en 2011.

“Es preocupante ver estos asesinatos contra mujeres y el nivel de impunidad. Necesitamos que se haga justicia en cada uno de estos casos”, insistió.

Demandan respeto

Durante la marcha por el Día de la Mujer, diversos grupos de mujeres --y algunos hombres-- exigieron respeto y justicia en los casos de las mujeres que han sido asesinadas.

La movilización se realizó desde las cercanías de Metrocentro hasta las afueras de la Universidad Centroamericana, UCA, acompañados de gigantonas y de consignas como “Mi cuerpo es mío”.

“No soy una chancla, y si se me antoja yo me vuelvo a levantar”, decía una de las canciones que sonaba durante la marcha. A lo que un grupo de mujeres respondía: “Escuchá pendejo, de vos ya no me dejo”.