•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La mayoría de divorcios tramitados en Managua se tramitan por solicitud únicamente de una de las partes, según datos del Tribunal de la Familia. Del 12 de noviembre, cuando empezaron a funcionar los seis Juzgados de la Familia, al 8 de febrero se recibieron 598 solicitudes de divorcio unilateral, y solamente siete por mutuo consentimiento.

Aproximadamente, de cada 100 divorcios, solo uno se produce por acuerdo de la pareja, revela el informe del Tribunal de la Familia.

El año pasado, desde enero al 17 de diciembre, el Complejo Judicial Central de Managua recibió 2,617 solicitudes de divorcio unilateral, y apenas 20 por mutuo acuerdo. Es decir, que solamente el 0.75% de las separaciones se produjeron por la solicitud de ambas partes.

Necesitan juicios orales

La juez Belda María Cárcamo Sánchez, del Juzgado Segundo de la Familia de Managua, explicó que reciben un gran volumen de solicitudes de divorcio, y aunque es un tipo de trámite “corto” existen algunos aspectos que no agilizan el proceso. “Muchas veces una de las partes, la demandada --en el caso de los divorcios unilaterales--, pone trabas, algo que a veces los mismos abogados hacen para atrasar el proceso, y que al final perjudica a todos”, manifestó.

En ese sentido, indicó que muchas veces los juicios por ser escritos generan un proceso más lento, pero que con la aprobación del nuevo Código de la Familia espera que se puedan realizar juicios orales.

“Estos juicios no deberían de durar más de tres meses en total, pero a veces duran un poco más”, mencionó.

Asimismo, dijo que el trámite de divorcio unilateral se decidió en Nicaragua “para que se respete la voluntad de la persona”.

“Todo el proceso busca el bienestar de los hijos como prioridad, y de la familia, aunque sea un divorcio, porque lo más importante es la comunicación”, expresó.

Intolerancia y duelo

La psicóloga del equipo multidisciplinario del Complejo Judicial de la Familia de Managua, María Auxiliadora Castro, manifestó que divorciarse es un duelo, porque es visto como un “fallo” en el plan de vida de la pareja.

Sin embargo, indicó que siempre se busca beneficiar a los hijos, porque la gente debe entender que “se acaba la relación de pareja, pero como padres siempre estarán en contacto”.

Reconoció que el trámite de divorcio genera “mucho estrés”, y que existen a veces altos niveles de intolerancia que no permiten llegar a acuerdos en común.

El divorcio en Nicaragua

En Nicaragua, el matrimonio ha estado regulado por los distintos Códigos Civiles. El Código de 1867 solo reconocía el matrimonio por la iglesia, y, en consecuencia, no aceptaba el divorcio. Esto fue derogado en 1904 durante el Gobierno de José Santos Zelaya, que institucionalizó el matrimonio civil.

Durante el primer mandato del presidente Daniel Ortega, en 1988, se derogó todo lo relativo al divorcio causal mediante la Ley de Disolución del Vínculo Matrimonial, Ley 38, por voluntad de una de las partes, con lo que según juristas se dio paso para disminuir la discriminación a la que la mujer había estado sometida.

 

Trámite de divorcio

El divorcio unilateral puede ser presentado personalmente o por medio de apoderado legal por una de las partes.

Los documentos que se deben presentar para el divorcio unilateral son: certificado de matrimonio, inventario de bienes o en su defecto la negativa de estos, partida de nacimiento de los hijos si hubiere.

Si las partes no logran ponerse de acuerdo en relación con la custodia de los hijos y con la distribución de los bienes, así como con la pensión de alimentos, o con las relaciones padre-madre-hijos, el Juez convoca a trámite conciliatorio.

De persistir el desacuerdo, el Juez hará un estudio de los documentos presentados, estudios psicológicos de ser preciso, escuchará a ambas partes de nuevo, para emitir sentencia.

 

"Tratamos de evaluar las habilidades parentales para saber quién está más apto para vivir con sus hijos".

María Castro Sánchez

Psicóloga.

 

"Todo el proceso busca el bienestar de los hijos como prioridad, y de la familia, aunque sea un divorcio, porque lo más importante es la comunicación".

Belda Cárcamo.

Jueza de la familia.