•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque las leyes nacionales prohíben la pesca de tiburón, en Bluefields los pescadores se preparan para aprovechar “el mejor mes” de captura de la especie, siendo su aleta la parte más codiciada, pues se cotiza en US$40, mientras que la libra de su carne en apenas C$8.

Según el pescador artesanal Pablo Marín, la pesca del tiburón representa una “oportunidad” de ingreso y genera nuevos empleos, ya que sostiene están aprovechando todo el animal.

“Cuando no hay róbalo y langosta pescamos tiburón, ahorita estamos pescando solo tiburón, aprovechamos la carne y la aleta”, dice, tras revelar que durante “una buena noche” logran capturar hasta 80 ejemplares que se traduce a unas 2,000 libras de carne más las aletas. En cifras eso significa C$24,000 y C$36,000.

No obstante, Juan Mendoza, de la Facultad de Recursos Naturales de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, asegura que en ocasiones “solo consiguen las aletas, y el resto del animal lo desechan en el mar, pese a la prohibición de la ley, pero como es difícil la vigilancia en las zonas pesqueras, pueden botar lo que no ocupan”.

Prohibido el aleteo

La Ley de Pesca y Acuicultura en su artículo 75 establece la prohibición de “la captura de tiburones en aguas continentales y marinas, con el único propósito de cortarle cualquiera de sus aletas, incluyendo la cola, desechando el resto del cuerpo de la especie en alta mar”.

También está restringido por ley el desembarque, transporte, almacenamiento y comercialización de aletas de tiburón, sin embargo, no existe monitoreo ni supervisión de las prácticas de pesca en la zona, debido a limitaciones de las autoridades respectivas.

De acuerdo con el biólogo marino, Felipe Borge, como no “tenemos cultura de consumo de la carne de tiburón, la carne no es vista como fuente alimenticia, y no hay otras formas de aprovechar su grasa, piel, y todo lo que venga del tiburón, sino solo su aletas, por el precio comercial que tienen”, dice.

Enfatiza que debido al bajo precio de la carne de este animal, quienes los pescan valoran más sus aletas, que son muy demandadas y bien pagadas en el extranjero.

 

Aceite con poca demanda

La pesca de tiburón permite generar 10 empleos, siete en el mar y tres en tierra; la carne se acopia a C$8 la libra, y la aleta la comercializan en US$40.

Según el pescador local Pablo Marín “estamos aprovechando todo, congelamos y embarcamos hacia Managua, porque Bluefields ya no tiene mercado, estamos pescando con dos pangas (embarcaciones), y esta es la mejor época, pero en junio, algunas especies como el martillo y el punta negra las podemos encontrar en las bocanas”, refiere.

En el mercado de Bluefields, además, es común encontrar aceite de tiburón a C$170 la botella, pero el comerciante Alberto González asegura que se vende muy poco. “El galón me cuesta mil C$300 y se vende la botella mediana a C$170, pero se mueve muy poco, porque tengo 11 botellas desde hace tres meses”, explica.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus