•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las 57 universidades que existen hasta el momento en el país podrían estar acreditadas en un plazo de 10 años, afirmó el presidente del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación, CNEA, Orlando Mayorga Sánchez, en entrevista con El Nuevo Diario.

El 27 de febrero las instituciones de educación superior, públicas y privadas, asistieron a la primera convocatoria formal del CNEA para empezar un proceso de autoevaluación que durará dos años, y con base en los resultados ejecutarán un plan de mejora en los siguientes tres años.

universidades

Para Mayorga Sánchez lo más importante de este proceso es la voluntad de las universidades para dotar de calidad el subsistema de educación superior.

¿Por qué el CNEA convocó a autoevaluación a las 57 universidades del país hasta tres años después de aprobada la ley?

La ley fue vetada por el Presidente y eso duró más o menos año y medio, y la Asamblea Nacional mandó a publicar la ley el 12 de septiembre de 2011, es decir, hasta ese día entró en vigencia.

¿Qué hizo el CNEA desde ese día para comenzar a garantizar la calidad educativa en las universidades?

No es que el CNEA no hizo nada en los años anteriores, sino que preparó los instrumentos que íbamos a usar para el proceso de autoevaluación: la guía de autoevaluación institucional con fines de mejora, la guía de verificación externa y el código de ética; todo eso en consulta con las 57 universidades.

En este tiempo el CNEA también estableció la cultura del proceso de autoevaluación porque no era parte inherente de las instituciones de la educación superior. Lo más complejo en esta tierra es adquirir el hábito de hacer cosas buenas y el hábito no se logra de la noche a la mañana.

¿Cuánto dura y en qué consiste este proceso de autoevaluación?

Tiene un plazo de dos años. Es un proceso institucional donde vamos a ver cuatro funciones específicas: gestión institucional, docencia, investigación y proyección social, estas cuatro funciones se van a evaluar de acuerdo a 141 indicadores que van a ayudar a la institución a descubrir si ese indicador se cumple en ellas o no. Habrá indicadores que no calzan con la naturaleza de la institución, entonces no se toma en consideración, por ejemplo lo referente a internados porque son pocas las universidades que tienen internado.

¿Qué pasa si después de la autoevaluación una de las universidades no cumple con esos requisitos?

Te pongo un ejemplo: tenemos la parte de infraestructura y equipamiento en la parte de gestión institucional. Si la universidad no tiene las condiciones físicas para ofrecer el servicio académico, y en su informe pone eso, entonces viene un personal que se llama par evaluador (externo, pero contratado por el CNEA) que va a verificar si lo que dice el informe de la universidad es cierto. Entonces, tres meses después la universidad tiene que presentar un plan de mejora con base en sus realidades, este plan de mejora se tiene que cumplir al pie de la letra.

¿Y si una universidad que no cumple con el plan de mejora en esos tres años?

Quiero destacar que hay plena voluntad expresada verbal y físicamente por las universidades de participar en este proceso y nos corresponde, al CNEA, apoyarlas en todo lo que necesitan. No creo que una universidad diga “no voy a hacer esto”, porque estamos hablando con instituciones serias y de mejorar la calidad de la educación superior. Pero el artículo 27 establece que cuando una universidad no realiza su proceso de autoevaluación y plan de mejora se le declara en presunción de insuficiencia.

¿Qué implica declarar presunción de insuficiencia a una universidad?

Si la universidad no entra al proceso (de autoevaluación), el CNEA solicita presentar el caso a la Asamblea Nacional y esta puede suspender la personalidad jurídica de esa institución, pero para que eso ocurra tienen que pasar mínimo cinco años, o sea, el tiempo para realizar el proceso de autoevaluación y el plan de mejora. La ley permite reflexionar, no habla de cerrar universidades, da tiempo.

Imagínese, el concepto de universidades de garaje va a desaparecer porque las universidades van a poner los pies sobre la tierra con sus comisiones de autoevaluación y van a decir “esta es mi condición y tengo que mejorar tales cosas”. Aquí no va a pasar lo que pasó en El Salvador, que de la noche a la mañana desaparecieron más del 50 por ciento de las universidades.

¿Qué viene después de este proceso de autoevaluación y cumplimiento de plan de mejora?

Después viene una certificación de parte del CNEA con la que avala el proceso de autoevaluación y plan de mejora cumplido por las universidades, y posteriormente inicia el segundo proceso de autoevaluación institucional con otros indicadores.

¿De llegarse a cancelar la personalidad jurídica de una universidad, qué pasaría con sus estudiantes?

Nada. Se implementarán las acciones necesarias para salvaguardar los derechos de los estudiantes, los profesores y trabajadores de la institución. Está garantizada su estabilidad porque el Estado los asignaría a otra institución similar.

¿Y los que ya tienen título de esa universidad?

Es que el título otorgado ya está otorgado, aunque desaparezca la universidad el título es legal.

¿Cómo será el proceso en el caso de universidades que abran de ahora en adelante?

La ley establece que deberán someterse al proceso institucional entre el primero y el quinto año después de su autorización… esto sí es duro. No van a hacer proceso de autoevaluación con fines de mejora, sino que va a ser directo (el proceso de acreditación), eso significa que ellos debieron haber cumplido los mínimos (de calidad) que establece la ley en el artículo 10. Si no hacen lo correcto, como dice la ley, no van a correr mucho, tres años y desaparecen. El que haga una universidad ahora sabe que es un asunto serio.

 

Centros que invierten

Al presidente del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación, CNEA, Orlando Mayorga Sánchez no le gusta el término “universidades de garaje”, porque dice que muchas que hoy tienen grandes instalaciones y cuentan con cierto prestigio comenzaron en casas, con poco personal y estudiantes.
¿Qué opina de que cientos de jóvenes se estén formando en las llamadas “universidades de garaje”?
Yo no dije que hay universidades de garaje, sino que la competencia dice que hay universidades de garaje… No creo que existan, lo que sí creo es que hay universidades de garaje que han puesto todo su empeño en mejorar el servicio que ofrecen y otras van lento. Yo las clasifico como universidades que invierten y universidades que no invierten en su institución.
Todas las universidades fueron autorizadas por el CNU y cumplieron con el mínimo establecido para su propia autorización ¿Dónde está el problema? Que hay universidades que optaron por superarse, es decir, si nacieron pequeñas hoy son grandes, y hay otras que comenzaron grandes y hoy son pequeñas. Pienso que cuando los administradores plenos del proyecto metan las manos las cosas van a mejorar.