•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, denunció este martes a Nicaragua por emplazar una embarcación artillada en el Golfo de Fonseca y de falta de voluntad para resolver las controversias en esa zona del Pacífico, que ambos países comparten con El Salvador.

"Nicaragua tiene ubicado el barco artillado, Honduras defenderá su soberanía y su gente, pero por el momento (las autoridades navales hondureñas) no cuentan con el equipo necesario" para defenderse, afirmó Lobo en una sesión con el Consejo de Ministros celebrada en el puerto de Amapala, en la isla del Tigre, dentro del Golfo de Fonseca.

No hay voluntad

Lobo se reunió con los ministros para conocer temas domésticos y en su intervención hizo señalamientos contra Nicaragua, así como contra El Salvador.

Denunció que pese a haberse programado una reunión con sus colegas Daniel Ortega (Nicaragua) y Mauricio Funes (El Salvador), para tratar ese problema, ambos "la pospusieron o la cancelaron porque al final no hay (en ellos) la voluntad que tenemos nosotros".

"No entiende por qué El Salvador evade el tema y Nicaragua tiene ubicado el barco artillado (...) parado ahí en la salida del Golfo para no dejar salir a los nuestros", dijo Lobo.

Soberanía conjunta

El pasado 4 de marzo Honduras propuso a El Salvador y Nicaragua dividirse el Golfo de Fonseca o fijar una soberanía conjunta en esa zona para evitar incidentes limítrofes.

Con una extensión de 3.200 km2, el Golfo de Fonseca ha sido escenario de tensiones políticas y conflictos entre pescadores y guardacostas de los tres países, que se acusan mutuamente de incursiones ilegales en aguas jurisdiccionales del otro.

En diciembre, en una reunión llevada a cabo en Managua, Ortega, Funes y Lobo acordaron "privilegiar la solución de los conflictos por la vía pacífica y negociada" y "descartar cualquier uso de la fuerza militar para resolver estos conflictos" en el Golfo.

Decidieron también crear "una comisión trinacional", presidida por sus cancilleres, para que en un plazo de 90 días elaborara propuestas para resolver los problemas, pero ya pasado ese plazo no se han vuelto a reunir, pese a las peticiones de Honduras.