•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El porcentaje de asegurados atendidos por empresas médicas privadas pasó de 52% en el 2011, a aproximadamente el 30% este año, ya que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, ha venido comprando algunas de estas empresas, siendo la más reciente el Hospital Central Managua "César Amador Khül”, HCM, por lo que estaría atendiendo al 70% de los asegurados.

Según el Anuario de Estadísticas 2011 del INSS, hasta ese año había 18 instituciones proveedoras de servicios de salud, IPSS, atendiendo a 349,928 de los 503,982 asegurados registrados, aunque actualmente en el país hay 651,100 asegurados, de acuerdo con cifras del Banco Central de Nicaragua, BCN.

De esas 18 IPSS, quedan solo 10 meramente privadas, pues el INSS compró en los últimos dos años las clínicas La Fraternidad, Bemenic y Cruz Azul, y recientemente el HCM. Las 4 empresas restantes son el Hospital Militar, el Hospital “Carlos Roberto Huembes”, el Hospital Ingenio San Antonio y el Centro Quirúrgico Médicos Unidos, el cual ya se había fusionado con la Clínica Cruz Azul al momento de la compra de esta el año pasado.

La venta del HCM fue confirmada al semanario Confidencial, por Alfonso Silva, representante del sector privado en la Junta Directiva del INSS, y a El Nuevo Diario por Ismael Reyes, presidente de la Cámara de la Salud, pero se desconocen las razones y el monto por el cual se pactó la transacción.

Las IPSS privadas que quedan hasta el momento, son: Harmin y Empresa Médica de Carazo, en Carazo; Centro Médico La Consulta y Clínica Flor de Sacuanjoche, en Chinandega; Asistencia Médica de Occidente, en León; Santa Fe, en Matagalpa, y Hospital Bautista, Hospital Salud Integral, Médicos Unidos y Hospital Monte España, en Managua.

Reyes calculó que dichas empresas médicas están atendiendo actualmente al 30% de los asegurados del país, pues al menos las de Managua atienden, cada una, a un promedio de 31,000 asegurados.

En comparación con los datos de 2011, cuando había 15 IPSS privadas, estas atendían al 52% de los 503,982 asegurados registrados ese año.

“No implica nada”

Para Reyes, el hecho de que el INSS haya comprado en los últimos dos años varias empresas médicas privadas, “no implica nada, porque a nadie lo han forzado a vender; el que quiere seguir, sigue, y el que no quiere seguir y quiere vender, vende”.

Sin embargo, señaló que el INSS debería aclarar cuáles son sus intenciones respecto a las IPSS privadas, porque eso ayudaría a las empresas a planear sus estrategias de mercado”, dijo.

El también dueño del Hospital Salud Integral afirmó que muchas empresas médicas privadas dependen solamente de lo que les paga el INSS por prestar sus servicios a los asegurados. “Si una empresa que solo vive del Seguro, el día de mañana se mete a hacer una gran inversión y de repente le dicen que ya no va a poder seguir dando sus servicios al INSS, es una grosería", apuntó Reyes.

¿Retomando atención de los asegurados?

En tanto, para el experto en Seguridad Social, Manuel Ruiz, la razón por la cual el INSS ha comprado esas empresas médicas privadas podría ser que quiera retomar la atención a los asegurados con sus propios medios y de esa forma garantizar sus derechos, pues dijo que las IPSS se rigen por el contrato que firman con el INSS.

"Lo que uno puede pensar positivamente es que con la adquisición de las empresas médicas privadas se van a respetar los derechos de los asegurados, pues, por ejemplo, la Ley del Seguro Social establece que una persona que renuncia o es despedida tiene derecho a recibir atención en las 14 semanas posteriores, pero las empresas médicas privadas no cumplen con eso”, refirió.

No obstante, Ruiz señaló que desde el punto de vista jurídico, el INSS tiene que explicar de dónde sacó el dinero para hacer esas compras en los últimos años, pues hace suponer que hizo un préstamo a un banco o que "tocó" los fondos para los pensionados o el Fondo de Invalidez, Viudez y Muerte, IVM.

“¿De dónde tomó dinero el INSS para comprar esas infraestructuras? Pues si bien es cierto puede tener el objetivo de mejorar la atención médica de los asegurados, no debe ser en menoscabo de las pensiones", indicó.

En este sentido, el presidente de la Cámara de la Salud, Ismael Reyes, justificó afirmando que el INSS debe buscar la rentabilidad de sus fondos. "¿Va a tener el INSS metido en una tinaja debajo de la tijera el dinero de los asegurados?", preguntó.

 

¿INSS desleal?

El vicepresidente de la Cámara de la Salud, Osman Ríos Lovo, comentó a título personal que el hecho de que el INSS esté comprando empresas médicas privadas podría representar una competencia desleal, porque al tener el temor de un futuro incierto no estarían invirtiendo en su infraestructura y equipos.

Agregó que a través del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, la Cámara de la Salud buscará acordar una reunión con el Gobierno para pedir una explicación sobre las intenciones del INSS.