•   San Juan de la Concepción  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En 1987 Nicaragua se encontraba sumida en una sangrienta guerra civil. Eran tiempos difíciles en el país, pero desde el sur de Inglaterra, Paulette Goudge, una joven trabajadora social se sentía atraída por lo que se vivía en ese momento, aunque tenía necesidad de saber más. No lo dudó e hizo maletas para iniciar el viaje hacia latitudes tropicales.

Paulette apenas pisó tierra nicaragüense quedó sorprendida por la belleza del país. Viajó por diferentes regiones de Nicaragua observando los daños que la guerra civil causaba.

La vida de esta londinense quedó marcada tras conocer a una niña nicaragüense, huérfana a consecuencia del conflicto armado. Adoptar a esa pequeña unió de forma trascendental a Paulette con Nicaragua.

Tras la adopción de la niña, a la que bautizó como Guillermina, Paulette regresó a Inglaterra y no fue sino hasta el año 2005 que de regreso en Nicaragua pensó en establecerse y crear un proyecto que contribuyera al desarrollo económico de la comunidad de San Juan de La Concepción, donde ella se asentó.

Goudge notó el problema que enfrentan muchas personas que no hablan español. Es así que decide fundar una institución que brindara la enseñanza del idioma castellano a los visitantes internacionales.

La construcción de La Mariposa Spanish School, inició a mediados del 2005 con una inversión de 200 mil dólares. La edificación tardó 6 meses en ser construida, empleándose a 32 obreros de San Juan.

“Creamos un lugar que es mezcla de eco-hotel y escuela, mi intención era preservar el medio ambiente”, resaltó  la inglesa.

En palabras de Goudge, la escuela genera en la actualidad más de 4 mil dólares en pagos de salarios a los trabajadores y a comunitarios que brindan servicio de alojamiento.

Un estilo de vida

Afirmó que los alumnos de su escuela mantienen una dieta a base de alimentos orgánicos, “promovemos la salud de los que nos visitan. Ellos aprenden el español mientras montan a caballo o escalan el Cerro Negro, bailando salsa o durante una caminata con tutores”.

“Los alumnos reciben clases de gramática en salones o durante caminatas por el bosque. Una persona que nos visita por primera vez tiende a regresar nuevamente”, afirmó Goudge.

Según cálculos de Bergman Blass, maestro fundador de La Mariposa, por la escuela han pasado más de 2,500 estudiantes de diferentes partes del mundo.

Sanjuaneños contentos

Santos José García, jardinero, considera que la existencia del local es positiva para los pobladores de San Juan de La Concepción, “nos han dado empleo, capacitaciones y estabilidad laboral”.

Por dar alojamiento, una familia recibe semanalmente mil córdobas. Héctor Hernández, es uno de los pobladores que presta el servicio de hospedaje y afirmó que con esos ingresos extras se ayuda para pagar los servicios básicos.

Plataforma de promoción

Según Paulette, la escuela es una plataforma de promoción turística ya que los estudiantes tienden hablar de las cosas positivas que viven en el país.

Daniela Hards, canadiense que se encuentra por vez primera, expresa estar asombrada por el calor humano que ha recibido. “Los nicaragüenses son amigables y aparte de eso poseen un clima agradable”, apuntó.

Proyectos sociales

Paulette mantiene un compromiso con la comunidad de San Juan de La Concepción, apadrinando diferentes causas entre las que destacan la construcción de un parque infantil en el barrio Panamá. También trasladan el alimento que proporciona el Ministerio de Educación a dos escuelas rurales. La Mariposa dona útiles escolares a niños y jóvenes de escasos recursos y financia el pago de profesores que brindan asesoría especializada a estudiantes de lento aprendizaje de dos escuelas del municipio.

La Mariposa más que una escuela es un refugio de vida silvestre donde convergen decenas de especies de aves, un bosque con más de 20 variedades de árboles madereros, donde es posible apreciar monos cara blanca, conejos y otras especies de animales.

La energía eléctrica es obtenida a través de tres paneles solares. Algunas cabañas están construidas de bambú, paja y piedras volcánicas. No existen inodoros, solo letrinas y allí mismo se genera abono orgánico.

Los vegetales que consumen visitantes y residentes de este eco albergue, son cultivados en el mismo lugar.

Para mayor información pueden visitar su sitio web http://mariposaspanishschool.com/

 

16 hogares-hospedaje

En la actualidad el centro genera 50 empleos de forma directa entre cocineras, jardineros, conductores y profesores. También hay 16 hogares que brindan servicio de posada cuando el hotel de la escuela está en su capacidad total.