•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde inicios del mes de marzo las temperaturas diurnas en la ciudad de Jinotega han ascendido hasta los 30 grados centígrados, cuando en días normales estas han oscilado entre los 18 y 25 grados mientras crece la tala y quema indiscriminada en los cerros aledaños a la otrora Ciudad de las Brumas.

Ante este problema, organizaciones e instancias preocupadas en el problema arrancaron esta semana una campaña en contra de los incendios forestales, la cual inició con una marcha por las principales calles de la ciudad, donde al final las autoridades anunciaron que aplicarán todo el peso de la ley a quienes provoquen quemas y destruyan la flora a los alrededores.

“En lo que se refiere a los incendios forestales el Código Penal establece penas de 2 a 4 años de prisión y de quinientos a mil días multa para los que provoquen quemas o inciten a otros la realización de las mismas”, aseguró Juan Betanco Meneses, delegado de la Procuraduría General de la República, quien agregó que a veces no se procede judicialmente por falta de pruebas.

Recompensa a quienes denuncien

Anunció que ofrecerán una recompensa de cinco mil córdobas para quienes presenten evidencias de quienes provocan los incendios en los alrededores de la ciudad, según informó a El Nuevo Diario una fuente de la comuna.

Betanco refirió además que el daño ambiental aparte de generarse por las quemas, también es producto del despale y la contaminación con aguas mieles a las fuentes hídricas y la contaminación del suelo y subsuelo.

“Hay algunas gasolineras que no tienen las condiciones necesarias para trabajar en armonía con el medio ambiente, hay también autolavados que contaminan con carburantes y lo peor es que todos estos tóxicos van a parar al lago de Apanás”, enfatizó el funcionario.

“No tengan miedo de denunciar a quienes realizan las quemas, pueden dirigirse ante la Policía, la Procuraduría Ambiental, Alcaldía y Marena, para que nos ayuden a ser rigurosos y poder emprender los juicios administrativos y ambientales, según corresponda el caso. Vamos a destruir el lago de Apanás si no luchamos por resolver esta situación”, concluyó preocupado el funcionario”.

 

Las penas

El Código Penal establece penas de 2 a 4 años de prisión y de quinientos a mil días multa para los que provoquen quemas.

 

Prohibido lavar en afluentes

La Procuraduría Ambiental de Jinotega recordó que es totalmente prohibido que los particulares o transportistas, continúen lavando vehículos en lugares como el puente Centroamérica, ubicado al sur de la ciudad y cuyas aguas son del Río Viejo y van a desembocar al lago de Apanás.

Advirtieron que ya existen coordinaciones con la Policía y la Alcaldía de Jinotega para que pronto vigile ese sitio un inspector y aplique la normativa, “porque hacen este daño a vista y paciencia de toda la población”.