•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Iglesia católica de Nicaragua solicitó hoy a sus feligreses que, así como celebraron la llegada de Jesús a Jerusalén este Domingo de Ramos, también recuerden su pasión y muerte, para reflexionar en la Semana Santa.

"Exhorto a todos ustedes, así como con la alegría de esta fiesta de Domingo de Ramos, preparémonos con mayor gozo a vivir la pascua del Señor... que hoy nos comprometamos a ser custodios de la vida, de la familia, del medio ambiente, la paz, la libertad, la verdad, del amor, de la amistad", dijo en su homilía monseñor Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua.

La Semana Santa es conocida en Nicaragua como "la semana mayor" del cristianismo. Las actividades religiosas se multiplican, pero también las visitas a playas, ríos, lagos y lagunas, además de otras actividades propias de tiempos de vacaciones.

El Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, anunció hace pocos días que espera la visita de medio millón de visitantes a los balnearios públicos, un 19 % más que el año pasado.

"Quisiera invitarlos a que nos vayamos preparando, lunes, martes y miércoles, para meditar en la pasión del Señor. El día viernes que podamos recordar su muerte.. sería vano este tiempo de Cuaresma que hemos vivido en corazón, ayuno, penitencia, buenas obras, si no vivimos el gran momento de la pascua", insistió Brenes.

En la Semana Santa de 2012 un total de 64 personas perdieron la vida, 12 en accidentes de tránsito, 15 por homicidio, seis por asesinato, según un reporte de la Policía Nacional. También murieron 31 habitantes por ahogamiento.

Como es costumbre en Domingo de Ramos, miles de feligreses católicos marcharon en romería a sus iglesias, con ramas de palmera en las manos, rememorando la entrada de Jesús a Jerusalén.

"Fue un acontecimiento que cambió la historia de la humanidad, que vino a dar al mundo una nueva visión de un rey soberano, que reina desde el servicio, la humildad, la generosidad_ acompañado, no de grandes ejércitos, sino de gente sencilla", expresó Brenes en la homilía.